«Los parques de Guadarrama centran ahora el trabajo de nuestro servicio»

Entrevista a Ignacio Quintanilla, Jefe del Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta en Segovia.

En octubre de 2012, Ignacio Quintanilla tomó posesión como jefe del Servicio Territorial de Medio Ambiente, en un momento en el que este departamento se hallaba inmerso en dos importantes proyectos: echar a andar el parque natural “Sierra Norte de Guadarrama” y contribuir a dar las últimas pinceladas al parque nacional de las cumbres de Guadarrama. Seis meses después, este ingeniero de montes por la Universidad Politécnica de Madrid, que lleva trabajando en el Servicio Territorial de Medio Ambiente de Segovia desde 1997, hace un alto en el camino para analizar la situación actual.

Pregunta.— Seis meses después de tomar posesión como jefe de servicio de Medio Ambiente, ¿le está resultando duro asumir esta responsabilidad?

Respuesta.— Sobre todo, me está resultando una experiencia enriquecedora. Para mí ha sido un cambio bastante radical, pues yo, por mi carrera profesional, provenía del sector forestal. En este medio año he tenido que ampliar mis áreas de responsabilidad, pero con ilusión y ganas de trabajar lo estoy llevando bastante bien.

P.— En este tiempo, ¿cuáles han sido las principales actuaciones que se han llevado a cabo desde el servicio de Medio Ambiente?

R.— Uno de los temas principales en los que se está trabajando es el parque natural ‘Sierra Norte de Guadarrama’, que está además íntimamente ligado al parque nacional, de inminente declaración. Estos dos parques, uno creado y otro a punto de nacer, nos están llevando mucho tiempo.

P.— Da la impresión que tras la declaración del parque natural ‘Sierra Norte de Guadarrama’, la crisis económica ha impedido que se llevarán a cabo actuaciones de calado en ese territorio, ¿no es así?

R.— Es falso decir que no se están llevando a cabo inversiones. Por citar una, ahora mismo se está desarrollando una “naturalización” de masas de repoblación. En los años 60 se repoblaron, y muy bien, muchas áreas, aunque “a tiralineas”. Ahora estamos intentando “naturalizar” esas áreas, mediante clareos. Lo que se pretende con esta actuación es romper la línea recta existente entre las zonas arboladas y desarboladas. Esta actuación es solo un botón de muestra del trabajo. Posiblemente estas tareas trascienden poco, pero tienen su importancia; su fruto se verá en el futuro (…) Dicho esto, no se puede ocultar que la situación económica está impidiendo a las administraciones públicas llevar a cabo todos los proyectos que desearían. En ese aspecto, nos toca suplir con ingenio la escasez de dinero.

P.— ¿Están ya funcionando las comisiones del parque natural ‘Sierra Norte de Guadarrama’?

R.— La declaración de este espacio natural fue un proceso muy largo, y ahora no queremos hacer las cosas deprisa, vamos poco a poco. No obstante, no estamos quietos. Las tres comisiones: Permanente, Científica y de Uso Público, están dando sus primeros pasos. Esperamos que así este parque natural vaya tomando forma.

P.— Pasemos del parque natural al nacional. Finalmente, parece que Valsaín que queda fuera del parque nacional…

R.— Bueno, los montes de Valsaín van a quedar como una zona periférica protegida del parque nacional, pero ese grado de protección será similar al del parque nacional. Esa fórmula que se ha adoptado permitirá dar continuidad a los aprovechamientos forestales que han existido hasta la fecha. Si se ha llegado a esa solución, conviene recordarlo, es porque la Ley de Parques Nacionales impedía los aprovechamientos forestales con fines lucrativos en esos espacios.

P.— ¿Será un batiburrillo tener que gestionar dos parques en la misma sierra?

R.— Reconozco que la planificación va a resultar un poco compleja, pero poniendo voluntad por todas las partes lograremos el objetivo de mantener en las mejores condiciones toda la Sierra de Guadarrama.

P.— ¿Es usted de los que piensa que la declaración del parque nacional será económicamente positiva para toda la comarca?

R.— Estoy absolutamente convencido. En Segovia va a contribuir a potenciar un sector que aquí ya era puntero, el del turismo, pero que será impulsado todavía más. Es cierto que ahora Segovia tiene al otro lado de la Sierra de Guadarrama a cerca de seis millones de habitantes que son potenciales clientes de nuestra provincia. Pero cuando se declare el parque nacional, se convertirá en un imán para atraer turistas de toda España y extranjeros. Todos los parques nacionales son un importantísimo atractivo turístico que sobrepasa nuestras fronteras.

P.— Cambiando de tercio, ¿habrá alguna novedad importante en la campaña de incendios de este año?

R.— En principio, el dispositivo va a ser semejante. Vamos a contar con las mismas instalaciones y los mismos medios. No habrá ningún cambio sustancial. El sistema que tenemos en Castilla y León, en el que los medios son regionales aunque estén localizados en distintas provincias, se ha mostrado muy eficaz (…) En Segovia, el año pasado no resultó especialmente negativo. Hubo muchos incendios pero no llegaron a ser especialmente problemáticos. Este año, la primavera está siendo muy lluviosa, por lo que aumentará la biomasa. Ese es un factor de riesgo que deberemos de tener en cuenta (…) Por otra parte, desde la Junta no nos cansaremos de insistir a los ciudadanos que el medio ambiente es de todos y lo tenemos que cuidar todos, aunque los propietarios de las fincas sean un ayuntamiento, una comunidad de villa y tierra o un particular. Todos debemos poner nuestro granito de arena en el cuidado del medio ambiente. Desde la Junta estamos apoyando las repoblaciones, ya que los bosques son sumideros muy importantes de CO2 y mitigan el cambio climático.

P.— ¿Cree que la resina puede ayudar a Segovia a salir de la crisis económica?

R.— La resina no es la panacea, pero puede ayudar a reducir el paro en las zonas rurales más afectadas por esta lacra. Está claro que es un producto que puede producir mayores rentas que las actuales, tanto para los titulares de los montes como para los resineros. En pocos años, aquí se ha multiplicado el aprovechamiento de la resina. Ahora se están resinando en Segovia en torno a 1,6 millones de pinos, solo en montes públicos. Y el número de resineros se ha triplicado, pasando de 40 ó 50 a casi 200. Dicho esto, también hay que advertir que no es cierto que un resinero pueda vivir holgadamente de la resina. Por eso muchos complementan esa actividad con otra.