Los dos últimos directores generales de Caja Segovia no hacen públicas sus retribuciones

Javier Santamaría, Eduardo Aguado y Juan Manuel de la Puente no han consentido la publicación de las aportaciones recibidas.

8

Los dos últimos directores generales de Caja Segovia, Manuel Escribano y Miguel Ángel Sánchez Plaza, éste último hasta el pasado sábado, 31 de diciembre, no han dado su consentimiento para que la entidad financiera haga públicas las retribuciones que han recibido como integrantes de su comité de dirección durante el ejercicio pasado.

Caja Segovia se ha amparado en la Ley de Protección de Datos para no desvelar el dinero pagado por la entidad como retribuciones por el ejercicio de funciones ejecutivas (sueldos, etc), así como por dietas o remuneraciones por pertenecer tanto al comité de dirección como al consejo de administración.

Las cajas de ahorros que han recibido ayudas públicas tenían de plazo hasta el 31 de diciembre para decidir si publicaban los sueldos de sus directivos de manera individualizada, a instancias del Banco de España, que ha establecido, a través de una circular, que cada uno de los miembros del consejo y del comité de dirección de las entidades debía especificar las remuneraciones fija y variable, las cláusulas de blindaje en su caso, pensiones, créditos o retribución en acciones, entre otros emolumentos. En esa circular se daba opción a que los afectados se negaran a hacer públicos esos datos.

Además de Escribano y Sánchez Plaza, integrantes del comité de dirección, tres consejeros del Consejo de Administración, Javier Santamaría, Eduardo Aguado y Juan Manuel de la Puente. El ex presidente de la Diputación anunció en noviembre su renuncia al cargo en este órgano de gobierno de Caja Segovia al ser incompatible con su actual condición de senador. Por su parte, Aguado, representante de los trabajadores de la entidad por el sindicato CCOO, también renunció al acogerse a una prejubilación, mientras el empresario Juan Manuel de la Puente, representante del PSOE en el grupo de impositores, dejó el cargo en abril del año pasado por incompatibilidad con su actividad empresarial.

El total de retribuciones de directivos y consejeros que ha hecho públicos Caja Segovia asciende a 115.770 euros, destacando los 13.860 euros que ha percibido en 2011 el presidente de la entidad, Atilano Soto o los 12.300 del vicepresidente, Manuel Agudíez, ambos en concepto de dietas y por pertenecer a comisiones dentro del consejo.

Atilano Soto ha recibido 89.000 euros como consejero de Bankia.- El presidente de Caja Segovia, Atilano Soto, ha recibido también en 2011 otros 89.000 euros como consejero de la entidad integrada Bankia. En dietas suma 70.000 euros y el resto, 39.000, corresponden a aportaciones a un plan de ahorro a largo plazo en la entidad que preside Rodrigo Rato.

Precisamente este último, como presidente de Banco Financiero y de Ahorros (BFA) y de Bankia, ganó 2,32 millones de euros el pasado ejercicio, según los datos difundidos por la entidad.

El salario anual del consejero delegado de Bankia, Francisco Verdú, se eleva a 2,26 millones de euros, de los que el año pasado percibió 1,57, ya que se incorporó en mayo.

La retribución de Rato se sitúa en la banda baja de las correspondientes a los presidentes de las cinco mayores entidades financieras españolas y solo figuraría por debajo el presidente del Banco Popular, Ángel Ron, con 1,234 millones de euros.

El Grupo BFA-Bankia ha enviado una carta a sus 20.000 empleados en las que subraya que respondió a la oferta del Banco de España de solicitar financiación del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) con el fin de impulsar la reestructuración del sector financiero español. Además, recuerda que estos fondos se traducen en préstamos con un coste de más del 7,75% anual y no representan participación del estado, ni ayudas a fondo perdido, ni costes para los contribuyentes.