Los bomberos prueban la eficacia del sistema contra incendios del Alcázar

El simulacro concluye con el despliegue desde la Torre de Juan II de una pancarta de Segovia 2016

30

Efectivos del Parque de Bomberos de Segovia pusieron ayer a prueba el sistema anti-incendios del Alcázar en un simulacro que se desarrolló sin incidentes y que culminó con el despliegue desde la Torre Juan II de la pancarta con el logo de la candidatura de Segovia a la Capitalidad Cultural Europea en 2016.

A las diez de la mañana, como estaba previsto, una dotación de bomberos, integrada por 9 efectivos, acudió a la llamada de alerta lanzada desde el Alcázar.

Con este simulacro, el Patronato de la fortaleza segoviana recuerda la trágica fecha del 6 de marzo de 1862, en la que un gran incendio destruyó casi totalmente el edificio y obligó a los cadetes del Real Colegio de Artillería a buscar una nueva ubicación en el convento de San Francisco.

El simulacro fue supervisado por el alcalde Pedro Arahuetes y por el del presidente del Patronato del Alcázar, el General Ricardo Sotomayor, acompañados por la concejala de Medio Ambiente y Protección Civil, Paloma Maroto y por el jefe de bomberos, José Luis del Pozo.

El sistema instalado en el Alcázar fue diseñado por el Servicio de Bomberos de Segovia, y protege de forma específica los 5.000 metros cuadrados de cubiertas y techumbres del edificio, cuya estructura de madera les hace especialmente sensibles al fuego.

La red anti incendios, instalada en 1995, cuenta con más de 500 metros de tuberías de 75 milímetros de diámetro en el interior de las cubiertas con salidas de bola rápida donde se pueden instalar las mangueras y atacar el fuego en un tiempo no inferior a seis minutos desde la llegada de los bomberos al Alcázar.

Durante el simulacro se llevó a cabo un taller de evacuación, incendio, rastreo, traslado de heridos y protección de los elementos de patrimonio artístico. El personal del Patronato del Alcázar procedió a la evacuación de los turistas. Simultáneamente, simulando un incendio con heridos, se procedió a la búsqueda de las posibles víctimas en la Torre del Moro, en la zona de las cubiertas, inundada por humo. Tras ser localizadas se procedió a su rescate, para a continuación sofocar el incendio utilizando el sistema de extinción del Alcázar, tirando agua por las ventanas. Extinguidas las llamas se ventiló la Torre de humo.Por último, el trabajo coordinado del personal del Patronato y del Servicio de Bomberos permitió la evacuación y protección de las obras de arte situadas en la planta baja del Alcázar.

Este año el simulacro concluyó con el despliegue de una pancarta de Segovia 2016, de 35 metros cuadrados, desde la Torre de Juan II, bajo la atenta mirada del alcalde y del presidente del Patronato.