Imagen de archivo de una visita a la Catedral. /E.A.
Publicidad

El 14 de marzo fue el primer día de la historia reciente de la Catedral de Segovia en que sus puertas se cerraban a los visitantes debido a la crisis sanitaria provocada por la Covid-19. Tres meses después, el 26 de junio, el templo volvía a abrirse al turismo en un reto excepcional en el que conjugar de nuevo el recibimiento de visitantes, el mantenimiento de su salud y la de los trabajadores y la celebración del culto diario. El balance de visitantes del primer mes completo de apertura al turismo confirma el fuerte descenso en julio: 13.404 visitantes, un -68,80% respecto al mismo mes de 2019, cuando entraron a la Catedral 42.919. De esta forma, julio de 2020, con 29.515 entradas menos que el ejercicio anterior, se convierte en el mes con menos visitantes de la serie histórica. De todas las entradas, el 9,24% fueron gratuitas.

En una vista global de los siete primeros meses de este año, la Catedral de Segovia ha sido visitada por 73.638 personas, un 71,35% menos en comparación al mismo periodo anterior. Esta diferencia de visitantes se traduce en una bajada de 183.457. En 2019 ya habían entrado 257.095.

Por meses, los únicos cinco días en junio que la Catedral estuvo abierta al turismo se contabilizaron 1.343 personas, un 96,83% menos que el mismo mes del pasado año. En mayo y abril no hay datos de visitantes debido al confinamiento. Desde el 1 al 13 de marzo, último día de apertura antes del cierre, se alcanzaron 8.655 visitantes, un 75,34% menos que en todo el mes de marzo del pasado año.

En cambio, enero y febrero son los dos únicos meses en los que la afluencia de visitantes fue positiva. En febrero se registraron 27.072 entradas, con un 20,25% de incremento, y en enero,23.164, 8,63% más respecto al mismo mes de 2019. Estas cifras suponen récord de visitantes para este periodo.

Se constata que tras la reapertura el perfil del visitante es en su gran mayoría español. El escaso turismo internacional que ha accedido al templo tuvo como origen países europeos: Portugal, Francia, Bélgica o Italia.

El Cabildo afronta esta situación desde la esperanza de una mejoría a nivel epidemiológico y un aumento de la confianza del visitante para viajar. En este sentido, la Catedral de Segovia ha hecho todo lo posible en la reapertura por extremar las medidas de higiene, seguridad y aforos, que se han traducido en recorridos recomendados a través de una nueva señalética, aforos en las salas, uso obligatorio de mascarillas y geles, además de la realización de test serológicos al personal del templo.

La torre de la Catedral ha demostrado ser el gran atractivo entre los visitantes durante la reapertura. A pesar del descenso en la afluencia y del aforo limitado a 24 personas por visita guiada, 3.040 personas realizaron el tour a la torre durante julio. Esta cifra refleja un -43,23% respecto al mismo mes de 2019, pero con una bajada menor que la entrada general.