Uno de los autobuses en la plaza de San Lorenzo, en el trayecto de la Línea 2 que comunica este barrio con el centro histórico. / Nerea Llorente

El estudio de calidad del transporte público en autobús urbano que el gobierno municipal de Segovia da a conocer anualmente repite prácticamente resultados en los últimos años, con ligeras variaciones, incluso a pesar de las mejoras introducidas desde abril de 2019. En este 2020 atípico la encuesta realizada a 2.167 viajeros, según los responsables del servicio, vuelve a ofrecer una nota media de notable en la valoración de los diez bloques sobre los que versan las preguntas, destacando la climatización de los vehículos (8,20 puntos sobre 10).

Esta encuesta, como es habitual, ha vuelto a generar suspicacia entre muchos segovianos, entre ellos viajeros habituales que se preguntan por qué nunca les preguntan a ellos. El Adelantado ha podido recoger algunas opiniones que, al igual que el año pasado, señalan “desajustes” que en 2019 reconocía la entonces concejala de Tráfico, Transportes y Movilidad, Claudia de Santos.

De hecho, antes de que el 14 de marzo se decretara el Estado de Alarma por la crisis sanitaria, el área municipal de Transportes trabajaba con Avanza, empresa concesionaria del servicio, para introducir algunas mejoras, principalmente en las líneas que comunican la ciudad con la estación Segovia Guiomar de alta velocidad ferroviaria, tras las demandas planteadas por las decenas de segovianos que se desplazaban diariamente a Madrid en trenes Avant.

Un año después los cambios anunciados siguen a la espera, aplazados porque la crisis del coronavirus ha obligado a tener en cuenta otras prioridades, entre ellas también el sobrecoste que ha supuesto el mantenimiento de este servicio de transporte público urbano con autobuses, que durante algunas semanas llegó a ser gratuito, incluyendo el refuerzo que acordaron Ayuntamiento y empresa en septiembre para hacer frente al inicio del curso y el final de las vacaciones de verano de trabajadores de empresas de la capital segoviana. A eso se suma que también el número de viajeros de trenes Avant y de expediciones de Renfe se ha reducido.

Otras demandas planteadas a raíz del nuevo contrato que entró en vigor el año pasado en barrios como Santa Eulalia o El Cristo, en el sentido de que alguna línea pase por la calle de José Zorrilla, o en Nueva Segovia, donde no son pocos los vecinos que quieren que se recupere el trayecto que tenía la Línea 5 antes de abril de 2019, o en San Lorenzo, donde la zona histórica suele quedar “aislada” de este servicio cuando se celebra algún evento en su plaza, tienen más difícil recorrido.

En la información facilitada desde Alcaldía el único dato que se facilita de la ficha técnica de la encuesta para el estudio de calidad del servicio es el del número de viajeros encuestados.

Sí especifica que los bloques temáticos sobre los que se pregunta son la facilidad de acceso a los autobuses —uno de los aspectos más valorados por los hombres que lo puntúan con un 8,33 sobre 10—, la atención a los usuarios por los conductores, la frecuencia de paso de los autobuses, la rapidez del trayecto, la puntualidad, la temperatura en el interior de los vehículos, la limpieza de los mismos, la información del servicio, la ofrecida en postes y marquesinas y el funcionamiento adecuado de los autobuses.

Llama la atención que entre los aspectos mejor valorados no estén los directamente relacionados con un servicio de transporte urbano, como la frecuencia de paso, aunque los responsables municipales han subrayado que el aspecto peor puntuado es el de la información que proporcionan postes y marquesinas, con un 7,74, por lo que el resto de características se sitúan por encima de esa valoración.

En cuanto a la puntuación que reciben las doce líneas de este servicio público, también llama la atención que las mejor valoradas son las que históricamente tienen menos viajeros: la Línea 10 (Casco histórico-San Lorenzo-Acueducto) y la Línea 7 (Colón-Barrio de Comunidad de Ciudad y Tierra-polígonos-centro comercial). En cualquier caso, todas reciben una buena puntuación media, entre 7 y 8 sobre 10.

Número de viajeros

A falta del balance final del año, desde el gobierno municipal indican que la evolución del número de viajeros a lo largo de este 2020 ha sido “absolutamente irregular y sujeta a las restricciones como el toque de queda en vigor desde el 25 de octubre, impuestas para combatir la Covid-19”.

Hay que recordar que el servicio se restableció completamente el 8 de junio, mes en el que el número de viajeros fue de 89.640, cifra que ha ido en aumento en los meses siguientes hasta alcanzar los 233.480 viajeros en octubre, según fuentes municipales.

Precisamente, 2019 fue un año casi de récord en cuanto a la utilización de este transporte público, con 3.356.023 viajeros, 116.594 más que en 2018, lo que indica un incremento algo superior al 3,5%. El mejor año hasta ahora fue 2009 con más de 3,5 millones.

En cuanto a la tipología del viajero, en el estudio de este año llama la atención que dos de cada tres encuestados son mujeres. Más de la mitad (53,39%), trabajadores asalariados y un 16,80%, estudiantes. Casi un 64% declararon ser usuarios habituales.