Estudiantes en el Campus 'Maria de Zambrano', de Segovia. / KAMARERO
Estudiantes en el Campus 'Maria de Zambrano', de Segovia. / KAMARERO

Los estudiantes universitarios que se matriculen el próximo curso 2022/2023 en un máster habilitante en Castilla y León pagarán 368,40 euros menos que el curso anterior, según recogerá el próximo decreto de precios públicos que incluye ya esas rebajas. Así lo ha anticipado este viernes la consejera de Educación, Rocío Lucas, durante su comparecencia en comisión de las Cortes para detallar el programa de su departamento para la próxima legislatura.

Lucas ha sostenido que tras el «considerable esfuerzo realizado en los últimos años en materia de tasas universitarias (con reducciones del 5% y 20% primero, y del 2,68% después en los grados y del 27,81% y 18,12% en los másteres), en el curso 2021/2022 hemos conseguido situar los precios públicos de las primeras matrículas de grado y máster en los niveles del curso 2011/2012″.

Solo en la legislatura pasada, «esta reducción ha supuesto un ahorro medio para las familias de los estudiantes universitarios de Castilla y León de casi 30 euros en las matrículas de los grados, a los que se suman los casi 340 euros de las primeras bajadas, y de entre 330 y 390 euros en las de los másteres, lo que unido a un potente sistema de becas nos permite afirmar que, aquí, nadie debe dejar de estudiar por cuestiones económicas», ha defendido.

En esa línea ha anticipado que en el próximo decreto de precios públicos ya se recoge una nueva reducción de los precios de las primeras matrículas de los másteres habilitantes hasta situarlas en el nivel de las de los grados universitarios. Y con ello, los estudiantes universitarios que se matriculen el próximo curso 2022/2023 en un máster habilitante en Castilla y León podrán beneficiarse ya de esta rebaja y pagarán 368,40 euros menos que el curso anterior.

Lucas ha incidido en que seguirán defiendo «con más fuerza nuestra reivindicación a favor de una EBAU única. Participaremos en los grupos de trabajo que se constituyan al efecto para trasladar el sentir general de justicia y equidad de una prueba única para todo el territorio bajo la premisa del distrito único universitario, defendiendo que nuestros estudiantes con alta cualificación puedan acceder a las titulaciones más competitivas en condiciones de igualdad con estudiantes de otros sistemas educativos».

La consejera ha anunciado además un nuevo modelo de becas, «superado el modelo anterior que limitaba, por razón de la nota del expediente académico, el acceso a las ayudas al estudio». La consejera ha explicado que se extenderá las ayudas al umbral 2 de renta (hasta ahora solo se conceden para aquellos estudiantes que entren en el umbral 1 referido a las rentas más bajas) e incrementaremos su cuantía.

Y «gracias a ello, más familias de Castilla y León se beneficiarán de las ayudas del modelo regional. Hay que ser conscientes de que, en ocasiones, las estructuras familiares de la Comunidad no cumplen los requisitos mínimos actuales para ser beneficiarios de una ayuda al estudio, lo que no siempre refleja la realidad particular de nuestro territorio«, ha añadido.

Asimismo, «con el objetivo de retener el mejor talento de la comunidad y de atraer estudiantes que inicien su carrera profesional e investigadora, junto con nuestras universidades, vamos a impulsar una oferta de titulaciones, especialmente másteres de especial interés para la Comunidad, con los que diseñar una formación especializada en las nuevas demandas del mercado y conectada con el entorno productivo, favoreciendo con ello la rápida incorporación al mercado de trabajo de nuestros jóvenes o la creación de nuevas empresas, como oportunidades reales de desarrollo profesional y académico», ha añadido.