Las empresas del sector de la construcción tienen limitaciones para trabajar en edificios habitados. / Nerea Llorente
Publicidad

En una semana, teniendo en cuenta los festivos de Semana Santa, han sido 68 los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTEs) que se han presentado en la Oficina Territorial de Trabajo de Segovia por fuerza mayor debido a las medidas adoptadas durante el estado de alarma, por lo que la cifra desde que comenzó la crisis sanitaria se eleva en la provincia a los 2.081, que afectan potencialmente a 9.537 trabajadores, lo que supone 365 más de los que había hasta el Miércoles Santo.

Hay que tener en cuenta que esta cifra no recoge los expedientes presentados por empresas de más de 200 trabajadores, ya que la entidad competente es la Dirección General de Trabajo y Prevención de Riesgos Laborales de la Junta, que también lo es para las empresas con centros de trabajo en más de una provincia de Castilla y León, mientras el Ministerio de Trabajo lo es cuando están en más de una comunidad autónoma.

Por otro lado, la estadística que actualiza la Junta de Castilla y León no recoge los expedientes de regulación temporal de empleo en los que las empresas no pueden alegar como causa fuerza mayor por el coronavirus al pertenecer a sectores esenciales o en los que no se ha interrumpido la actividad.

Este es el caso, entre otros, de la construcción. El presidente de la Asociación Provincial de Industrias de la Construcción de Segovia, Javier Carretero, alertaba esta semana en El Adelantado, que pueden estar dándose casos ya o pronto se verán “debido a las limitaciones para rehabilitación y obras en edificios habitados.