Zero en Conducto abre el festival el día 14 en el Juan Bravo con el espectáculo para adultos 'Eh man hé'. / Titirimundi
Publicidad

La directora de Titirimundi, Marián Palma, comenta que esta 33ª edición del festival segoviano cuenta con artistas innovadores, comprometidos con el teatro contemporáneo, con compañías que se detienen a mostrar la belleza inesperada de las pequeñas cosas, con destellos de luz, caravanas, espectáculos íntimos, montajes infantiles de toda la vida y joyas del teatro de títeres tradicional junto a la fantasía de lo bizarro.

Sin embargo, advierte de que “son muchos los espectáculos que muestran la cruda realidad: el tema de los refugiados, el de la sostenibilidad, el cómo de tenerlo todo se pueden producir situaciones que en un momento dado te dan un golpe y se desmonta tu vida por completo…”.

En este sentido, avisa de que la programación dirigida al público adulto “es dura” aunque señala que “también hay espectáculos desternillantes, porque con los mismos temas utilizan el humor para que podamos reírnos de nosotros mismos”.

El montaje que abre la tarde del día 14 en el Teatro Juan Bravo el festival es ‘Eh man hé’, de la compañía española Zero en conducta, una apuesta por la juventud, según la directora de Titirimundi, “porque es innovadora y con propuestas muy interesantes”.

‘Eh man hé’ engloba “quién nos controla, quién nos mueve, cuerpo, alma… No voy a decir nada más pero son buenísimos en danza, coreografía, manipulación de títeres de tamaño real, de otros elementos, creación de imágenes corporales, etc.”, dice Palma.

En un rápido repaso del programa para público adulto, la responsable de este festival internacional cuenta maravillas de ‘Babylon’, de la compañía holandesa Stuffed Puppet; de ‘Invisible Lands’, de la finlandesa Livsmedlet Theatre, que cuenta lo que es ser un refugiado en huida permanente con teatro de objetos y coreografía, o de los ‘Parias’ del español Javier Aranda, una historia sobre la degradación y la marginación del ser humano.

En el terreno del humor, entre otros, destaca Gare Centrale y su “hilarante” ‘Ressacs’ o a la compañía española Ultramarinos de Lucas y su versión de Romeo y Julieta, tragicomedia donde un solo actor interpreta a todos los personajes.