Los talleres recuerdan la importancia de revisar el coche ante las vacaciones

La patronal segoviana GESTRAA recomienda acudir a negocios legales para garantizar la seguridad vial y evitar fraudes

Revisión mecánica. / EL ADELANTADO
Revisión mecánica. / EL ADELANTADO

El Gremio Segoviano de Talleres de Reparación de Automóviles y Afines (GESTRAA), integrado en FES a través de la Agrupación del Metal (AMES), y con motivo del notable incremento de los desplazamientos de las vacaciones estivales, recuerda la importancia de realizar una revisión del vehículo antes de ponerse en carretera, así como llevar a cabo el mantenimiento necesario, y hacerlo en talleres legalmente constituidos, que son los que pueden ofrecer las garantías exigibles.

Teniendo en cuenta la cantidad de kilómetros que se recorrerán, ir con el coche a punto es una obligación indiscutible. Por “a punto” se entiende que el vehículo esté en las óptimas condiciones para poder coger carretera, es decir, que lleve las revisiones al día y con los elementos del coche sustituidos si es necesario, siguiendo las recomendaciones del profesional del taller. Factores como el calor, el equipaje extra que aguanta el coche o las largas distancias que se recorren en estas fechas convierten las revisiones en un paso ineludible en favor de la seguridad vial.

Coincidiendo con las recomendaciones de la Confederación Nacional CETRAA, el presidente del Gremio de Segovia, Juan Manuel Escribano, explica que “las inspecciones técnicas de vehículos (ITV) son absolutamente imprescindibles, aunque no suficientes por sí solas para garantizar la seguridad en desplazamientos largos. Hay una serie de elementos con una gran influencia en la seguridad vial, como el sistema de amortiguación, las pastillas de freno o el embrague, que necesitan ser evaluados y posteriormente comprobados en carretera para poder determinar si el coche está en disposición de realizar un viaje o desplazamiento largo”.

En muchas ocasiones, los propietarios retrasan al máximo las labores de mantenimiento, creyendo erróneamente que supondrá un ahorro. Sin embargo, elementos como frenos, suspensiones y neumáticos, entre otros, necesitan revisiones y cambios periódicos que si se retrasan van a originar mayores costes e inseguridad.

Otra línea de ahorro errónea es acudir a los talleres ilegales, que por no cumplir con la normativa ni pagar impuestos o cotizaciones sociales, pueden ofrecer un precio inferior respecto a las empresas legalmente constituidas. A medio plazo el ahorro se vuelve sobrecoste, ya que ni la cualificación profesional de la mano de obra ni el origen de los recambios ni las herramientas utilizadas tienen garantía alguna en estos negocios de economía sumergida. “Los talleres ilegales suponen un fraude para el conductor y un importante riesgo para la seguridad vial. Por eso es importante observar en la entrada del taller la habilitación para reparar (placa azul con los símbolos)”, recuerdan.

GESTRAA garantiza que todos los talleres de la provincia integrados en su estructura cumplen con todos los requisitos legales, son profesionales y contribuyen a la tan necesaria creación de empleo y riqueza en el entorno.

Además advierten a los propietarios de vehículos diésel con filtro de partículas DPF que, por precaución, eviten aparcar en verano sobre pastos o hierbas secas, ya que si se está haciendo la regeneración, el tubo de escape alcanza temperaturas muy elevadas y puede ocasionar incendios que afectaría al vehículo.