Varias personas, ayer lunes esperando para entrar en una de las tiendas de Mercadona en Segovia. / Nerea Llorente
Publicidad

Las largas filas de espera del sábado en algunos supermercados y grandes superficies de la ciudad hacían pensar que el lunes la jornada sería tranquila en estos establecimientos pero, sin llegar a los largos tiempos del fin de semana, se repitieron las hileras de compradores.

El motivo hay que buscarlo en parte a las medidas de seguridad adoptadas por las empresas, pero también a la necesidad que sienten algunos ciudadanos de comprar, sobre todo productos no perecederos y fáciles de almacenar, algo que los psicólogos están constatando en todo el mundo, porque la sensación de sensación de seguridad que genera.

María se acercó temprano ayer a una de las tiendas de Mercadona de la capital segoviana. El sábado ya escaseaban los víveres en su vivienda, donde convive con otras cuatro personas pero se informó de que había largas filas y lo dejó para el lunes. Tuvo que hacer cola igualmente en el aparcamiento (entre veinte minutos y media hora es lo habitual), guardando la distancia de seguridad con el resto de compradores, hasta que un guardia de seguridad le permitió el paso –cada cierto tiempo daba acceso a entre tres y cuatro personas–.

Una vez dentro, le informaron de que usara guantes, aunque ella iba de casa con dos pares ya puestos. Hizo la compra con normalidad, aunque le sorprendió no encontrar algunas infusiones como manzanilla, y menos pasta de lo normal. Al salir, preguntó a la cajera por medidas de seguridad a seguir con la compra adquirida una vez con ella en casa y recibió algunas ideas útiles, además de una felicitación porque calcula que no tendrá necesidad de la mayoría de productos, salvo algún fresco, en prácticamente un mes.

La cajera le comentó que no es raro ver a las mismas personas que hacen la compra a diario como si nada ocurriera, que se lo han tomado casi como una actividad de ocio.

Desde el sector de supermercados están recomendando hacer compras con productos de primera necesidad para varios días para evitar el contagio comunitario de Covid-19.

Precisamente, Mercadona ha añadido desde ayer nuevas medidas excepcionales a las adoptadas días anteriores, como la obligación de usar guantes, que pone a disposición de clientes. Ha anunciado, además, al igual que otras cadenas, que instalará mamparas en las cajas para proteger a los trabajadores.

Casi todos los supermercados abren de 9 a 19 horas, a excepción de Carrefour, que cierra a las 21 horas.