Un importante número de establecimientos de la capital abrió sus puertas en la jornada de ayer, a pesar de ser domingo, para las compras de última hora.
Un importante número de establecimientos de la capital abrió sus puertas en la jornada de ayer, a pesar de ser domingo, para las compras de última hora. / KAMARERO
Publicidad

La Navidad ya no está a la vuelta de la esquina, ha llegado de lleno. Y con ella las comidas y cenas con grandes banquetes que abarrotan mesas de muchos comensales.

Para los anfitriones, todo es poco a la hora de agasajar a sus invitados en unas fechas tan señaladas y tan familiares. Es por eso que, según las personas a las que se ha consultado para realizar esta afirmación, los segovianos gastan una media de 200 euros en los productos con los que preparar la cena de Nochebuena.

Unos entrantes, ‘algo para picar’, como pueden ser unos canapés, un caldo o unas gambas, serán la antesala de los esperados segundos platos en las mesas de la mayor parte de los segovianos. En este sentido, los asados (cordero, cabrito y cochinillo) y pescados como la merluza, el besugo, el congrio y, cada vez más, el rape son los productos más presentes en los menús de Nochebuena.

Y, como también es tradición, según se van acercando citas como la de esta noche o mañana (Navidad), los precios de estos artículos alimenticios suben como la espuma. En la mañana de ayer domingo, un importante número de establecimientos de la capital abrieron sus puertas para las compras de última hora. “Hoy hemos decidido abrir al ver el jaleo que hemos tenido estos días, así podemos distribuir un poco los pedidos”, comentó Tania Valverde, propietaria de la carnicería Hermanos Valverde, en José Zorrilla.

“El cordero ha pegado una subida importante. Hace un mes, cuando empezó la campaña, estaba en 79 euros y ahora cuesta 10 euros más”, añadió Valverde. El cabrito ayer costaba 30 euros más que el mes pasado y, en el caso del cochinillo, la subida ha sido más lenta y de menor envergadura, “estaba a 50-54 euros y ahora cuesta 60”, comentó la propietaria de la carnicería añadiendo que, otro de los productos que más les solicitan es esta época son los redondos y pollos rellenos (carne picada, jamón serrano y beicon, al que se le puede añadir pimiento, aceitunas o huevo cocido), el solomillo y las mollejas.“La verdad es que está siendo una campaña de Navidad muy buena”, sentenció Valverde.

Cambiando de tercio, el pescado es otro de los productos que pisa fuerte en los hogares de los segovianos durante las fiestas navideñas. La merluza, el marisco, las gambas y las almejas siguen siendo los artículos más demandados. En el caso de la merluza, en las pescaderías de la capital ayer se encontraba a un precio entorno a los 17 euros el kilo. Según los pescaderos, alguno de los productos que no son tan comunes pero también han tenido mucha salida durante esta campaña son el centollo, el buey de mar, el rape y el rodaballo.

En las grandes superficies, como es el caso de Mercadona, en la pescadería, los productos más caros ayer fue la nécora, a 23.95 euros y el bogavante americano a 21.95. En la carnicería, aunque disponen de sección de acabado, las ofertas se encontraban en los artículos de exposición. Medio lechal tenía un precio de 13.40 euros (el kilo) y medio cochinillo 7.47 euros (el kilo).

Los establecimientos de congelados de la capital también ofrecieron medio cabrito a un precio de 29 euros y el cochinillo al mismo coste, la unidad.

 

Cenar fuera en Nochebuena también es una opción

“Durante los días previos a Nochebuena y Navidad ha habido mucho movimiento en lo que se refiere a cenas de familiares, amigos y empresas. Estas citas nunca fallan pero, desde hace cuatro o cinco años, cada vez más gente sale a cenar fuera de casa en Nochebuena”, señaló Cándido López, presidente de la Agrupación Industrial de Hosteleros Segovianos (AIHS). A pesar de que, tradicionalmente, la cena de la noche previa al día de Navidad se viene celebrando en los hogares juntándose primos, tíos, abuelos y nietos, reservar una mesa en los restaurantes de la capital segoviana comienza a ser una opción muy recurrida. Según López, la Agrupación de Hostelería se vio obligada a hacer un sondeo con el fin de comprobar si les es rentable que sus establecimientos permanezcan abiertos en estas fechas tan señaladas, siendo habitual que camareros y empresarios cierren sus bares y restaurantes para juntarse con sus familias. “Para nosotros, igual que para el resto de segovianos, es una fecha muy significativa y solemos cerrar, pero si los clientes demandan nuestra atención y nuestras viandas estos días, tenemos que atenderles y encantados, además”, dijo el propietario del Mesón de Cándido. López añadió que si a las fiestas navideñas las acompaña el buen tiempo, aumenta notablemente la afluencia de turistas en Segovia. “Mucha gente coge vacaciones en esta época y buscan, sobre todo, turismo de interior y montaña más que sol y playa. En este sentido, nuestra capital y también nuestra provincia es un destino muy escogido por las familias españolas, muchas de ellas de Madrid. A pesar de encontrarnos en pleno invierno, si el tiempo es bueno, mucha gente viene a nuestros establecimientos”, comentó el presidente de los hosteleros. Y afirmó, además, que la época navideña (desde las semanas previas a Navidad hasta el día de Reyes) son jornadas de mucho trabajo para ellos.