Teatro Juan Bravo Colas Taquilla KAM0102
La cola para la taquilla del Teatro Juan Bravo se extendía a lo largo de la Plaza Mayor. /KAMARERO

Los segovianos tienen ganas de teatro y música, después de más de un año de pandemia de puertas cerradas a la cultura. Este miércoles se pudieron ver largas colas a lo largo de la Plaza Mayor de Segovia para adquirir entradas para los espectáculos del programa que ofrece el Teatro Juan Bravo en este segundo trimestre del año. Desde que abriera sus puertas a finales del año pasado, el ‘Juan Bravo’ ha apostado por una “cultura segura”, garantizando la seguridad de los espectadores con todas las medidas a las que obliga el protocolo del Covid-19. La venta de entradas, disponibles en taquilla y en la plataforma Tickentradas se realiza de forma progresiva. De este modo las entradas que se están vendiendo ahora son las de los espectáculos que se podrán ver en el próximo mes de mayo.

El director del Teatro Juan Bravo, Marco Antonio Costa, agradecía ayer el interés de los ciudadanos por las obras y conciertos que se podrán ver en estas semanas en el auditorio de la capital. Las colas de ayer correspondían, entre otras actuaciones, al grupo M-Clan, que estará en Segovia el 14 de mayo, para dar un concierto íntimo en su vuelta a la capital; y Nil Moliner, el 15 de mayo, un artista que ha conseguido aforos completos, giras por todo el país, premios del público y de la crítica con su ‘Bailando en la batalla’.

También ha despertado un gran interés la obra ‘La habitación de María’, protagonizada por la gran Concha Velasco, que subirá al escenario del ‘Juan Bravo’ el 8 de mayo. Y ‘Bla bla Coche’, con Pablo Carbonell, que lo hará el 21 de mayo.

Este fin de semana, concretamente mañana viernes, llega uno de los platos fuertes del trimestre, con motivo de la conmemoración de los 500 años de la revuelta de los Comuneros. Este 23 de abril estarán en el Teatro Juan Bravo a partir de las siete y media de la tarde los vallisoletanos Celtas Cortos, para los que las entradas ya se vendieron hace casi un mes. No será un 20 de abril, ni tampoco será del noventa. Será tres días más tarde de la carta a la Chata y quinientos años después de la revuelta. Será, seguro, para celebrar, como siempre que Celtas Cortos llegan a Segovia e invaden el aire, de folk, de pasado, de violines y guitarras.

Tampoco faltan en este trimestre las jornadas dedicadas a los más pequeños, quienes podrán llevar también a sus hermanos mayores, padres, tíos o abuelos a las piezas ‘El monstruo de colores’ y ‘La extraordinaria historia de la vaca Margarita’.