La enfermera de UCI Olalla de Santos y el enfermero de pediatría Marcos Pastor leyeron el manifiesto conjunto. / KAMARERO
Publicidad

Los sanitarios salieron ayer a protestar contra el nuevo Decreto 2/2020 de la Junta, que cambió el sábado pasado el marco legal que afecta a varios aspectos de las condiciones laborales del personal. Estas variaciones podrían suponer una alteración en las disposiciones que rigen los permisos, vacaciones, licencias, jornada de trabajo, turnos y descansos o modificación de guardias médicas.

Cabe destacar que los sindicatos estaban la semana pasada en plena negociación con el Gobierno autonómico e incluso se hablaba de cierta sintonía que podría derivar en un acuerdo, pero la Junta decidió, sin previo aviso, legislar sobre estas materias que afectan a buena parte de las disposiciones laborales del personal sanitario. Estos cambios normativos han provocado una gran contrariedad dentro del personal sanitario, por lo que todos los sindicatos del sector decidieron protestar ayer frente a los centros sanitarios de Castilla y León.

En Segovia, cerca de 250 personas, la mayoría de ellas personal sanitario, decidieron congregarse en el Hospital General para protestar contra la decisión, donde exigieron “la retirada inmediata del ‘decretazo’”. No fue el único punto de protesta, ya que en muchos centros de salud de la provincia también se registraron movilizaciones.

Los trabajadores mostraron “su absoluto rechazo” ante el cambio normativo, que según sus palabras trae consigo “una pérdida de derechos nunca antes vista”. Los sanitarios se mostraron contrariados sobre como se ha pasado de los elogios y los aplausos a este cambio normativo que provoca un sentimiento de “asfixia y maltrato” al sector.

Por ello, todos los sindicatos sanitarios (Satse, CSIF, CCOO, UGT, CEMS y USAE) pidieron a la Junta “responsabilidad, respeto y seriedad” con un sector “exhausto” ante el “sobreesfuerzo” realizado en los últimos meses. “Es una barbaridad imponer una agresiva movilidad geográfica forzosa; suprimir permisos, cambiar o doblar jornadas de trabajo, o vulnerar el derecho a cuidar a nuestros familiares, es decir, amargar la vida de los profesionales sanitarios y obstaculizar la conciliación familiar y familiar, disponiendo de nuestro trabajo a su antojo de la Gerencia de Salud”, señalaron en un manifiesto conjunto que se leyó frente al Hospital General.

En las pancartas de los asistentes se podían leer lemas como ‘Mañueco nos tienes hasta el zueco’, ‘Esto no es vocación, es explotación’ o ‘Disculpad las molestias, nos están alquilando’. Los trabajadores quisieron insistir en que están a favor de un Sistema Sanitario más eficiente, pero esta alternativa no puede ser “a costa de poner una soga al cuello del trabajador sanitario”. Además, aconsejaron a la Junta escuchar a los profesionales para que las decisiones no vengan desde “despachos” que no conocen el Sistema de Salud.

También señalaron a la Junta por no haber hecho los “deberes” en los últimos años, con unos centros asistenciales “mermados por los recortes de 2012” y que no cuentan con el personal necesario para lograr una atención plena. “Nos han quitado las 35 horas, nos han quitado derechos de ayuda social, nos quitaron la carrera profesional, nos han quitado personal, medios materiales y medios de protección”, enumeraron en el manifiesto.

Por su parte, el presidente del Colegio Oficial, Enrique Guilabert, se acercó para apoyar las demandas y señaló que el decreto “es absurdo e innecesario”. También recibieron el respaldo de otros responsables políticos.

Los sanitarios exigen la retirada del “decretazo” de la Junta Los sanitarios exigen la retirada del “decretazo” de la Junta

Otros centros de salud se unieron a las reivindicaciones, como el de Segovia I (i) y el de Sepúlveda (d).

Respuesta de la Junta

Por su parte, el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, y la consejera de Sanidad, Verónica Casado, insistieron en que el Decreto sobre la reorganización de profesionales sanitarios publicado en el Bocyl el pasado sábado es únicamente un “paraguas” normativo que no determinada nada, por lo que ha pedido a los profesionales retomar la negociación.

Ambos dirigentes explicaron que es necesario, dado el Estado de Alarma y su delegación a las comunidades autónomas, que el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, rubricara este Decreto que se concibe como “marco”, ya que el desarrollo posterior del mismo debe determinarse “siempre” desde las negociaciones con los profesionales sanitarios.

Lo único que hace este Decreto es desarrollar el ámbito donde se puede iniciar la negociación, es el paraguas para su desarrollo posterior”, ha insistido Casado, quien ha explicado que, dada la situación, no se puede sacar normas desde Sanidad si antes “no hay un Decreto que haga ese paraguas”.

“Si sentimos algo es que haya algún profesional que piense que vamos a hacer algo en contra de ellos, son nuestra máxima preocupación”, defendió la consejera, quien ha insistido en que ajustar el sistema sanitario tiene como objetivo garantizar la atención Covid y no Covid.