Durante todo el día de ayer se llevaron a cabo en la jaima instalada en la céntrica Avenida del Acueducto demostraciones de las tradiciones y el modo de vida en los campos de refugiados del Sáhara. / kamarero

La Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de Segovia dispuso por quinto año consecutivo en la Avenida del Acueducto una jaima desde las 11.00 horas hasta pasadas las 21.00 horas. El objetivo de esta iniciativa fue simular el modo de vida en esta región del norte de África y, así, concienciar a los curiosos que se acercan por allí sobre la situación que se sufre en el Sáhara.

Javier Moratalla, presidente de la asociación, afirmó con esta iniciativa se pretende difundir la problemática del pueblo saharaui. De este modo, como en años anteriores, siete de las trece familias que acogen niños y niñas del Sáhara asistieron a la demostración del modo de vida, ofreciendo té y dulces típicos a los visitantes. Así, se escenificó el día a día de los pueblos del norte de la región, recreando las vestimentas, las actividades y la alimentación tradicional.

Además, anexo a la jaima se instaló un mercadillo solidario para recaudar fondos para la asociación en favor del pueblo saharaui. En este sentido, una de las responsables afirmó que la respuesta estaba siendo magnífica, siguiendo la línea de ocasiones anteriores. “Los segovianos, en general, tienen mucha empatía con la situación”.

El programa ‘Vacaciones en paz' tiene la finalidad de proporcionar alimentación y una sanidad adecuada a los niños que pasan el verano de acogida con familias segovianas. Durante su estancia, hasta el 4 de septiembre, los niños y niñas disfrutarán en estos meses de diversas actividades como el taller de escalada en el rocódromo de La Granja o el torneo de fútbol de Sacramenia. Además, Javier Moratalla destacó la atracción por el agua de todos los niños, que “no se pierden ningún evento en piscinas o ríos de la zona”.

En esta edición, asistieron como representantes del Ayuntamiento Alberto Espinar, concejal de Innovación, Sistemas y Tecnologías de la Información y Administración Digital, y Ana Peñalosa, concejala de Servicios Sociales, Igualdad, Sanidad y Consumo y de Educación. Ambos coincidieron en que esta iniciativa es muy importante a todos los niveles, personal y cultural. También confesaron la duda de si la vuelta a su vida les entristecería, pero tras hablar con los niños allí presentes confirmaron que venir a España les sirve para “desconectar y relajarse, pero realmente el regreso no les cuesta porque echan de menos a sus familias”.

Esta visita institucional, como manifestó el presidente de la asociación, tiene algo especial, pues “en esta ocasión son los niños los que reciben a los políticos”.

La Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de Segovia lleva 22 años trabajando por esta comunidad, para mejorar su calidad de vida. Segovia ha acogido un total de 450 niños en los años que llevan de actividad. Además, los mercadillos y las diferentes exposiciones les sirven para financiarse, junto al apoyo de las instituciones públicas.