Mapa
El color granate señala a los municipios con la incidencia acumulada en 14 días “muy alta”. /JCYL

Los alcaldes de Valverde del Majano, Cantimpalos, Riaza y El Espinar consideran que los indicadores de incidencia acumulada no hacen justicia con los pueblos y dan una imagen más dramática de lo que la realidad es. Varios regidores aseguran a este periódico que al utilizar una tasa de casos por 100.000 habitantes, una pequeña variación en la incidencia de un pueblo dispara su contador, mientras que en las capitales pasaría desapercibida.

Los regidores no cuestionan a las autoridades sanitarias de la Junta pero defienden que esta particularidad debe estudiarse detenidamente a la hora de imponer las medidas restrictivas

Los regidores no cuestionan a las autoridades sanitarias de la Junta pero defienden que esta particularidad debe estudiarse detenidamente a la hora de imponer las medidas restrictivas que se aplican en los núcleos con una alta incidencia acumulada en 14 días  —a partir de 150 casos por cien mil habitantes— y que incluyen el cierre del interior de los establecimientos hosteleros.

En estos momentos, hay medidas excepcionales en la capital de Segovia, que tiene 570 casos por 100.000 habitantes, Palazuelos de Eresma (469,484) y Riaza (519,603). El Espinar se ha liberado de la medida esta semana al bajar a 110,059 casos. En zona de peligro están Valverde del Majano, con una IA a 14 días de 986,547 casos por 100.000 habitantes, y Cantimpalos con  895,522 casos.

La Delegación Territorial de la Junta ha explicado que se ha estudiado la posibilidad de realizar cribados en los municipios que presentan mayor incidencia, pero “debido a la alta trazabilidad” de los casos que se están detectando en estas localidades, “de momento” se ha descartado su realización.

“Es un tema de sanidad y son las autoridades sanitarias las que tienen que tomar estas decisiones”

En términos generales, los representantes municipales comparten esta decisión, subrayando el matiz “de momento”. Desde el Ayuntamiento de Segovia aseguran que no hay intención de pedir nuevos cribados, pero la situación se evalúa semanalmente, y de igual forma se manifiesta el alcalde de Palazuelos de Eresma, Jesús Nieto, añadiendo que “es un tema de sanidad y son las autoridades sanitarias las que tienen que tomar estas decisiones”.

El alcalde de Cantimpalos, Amador Álvarez, también delega en los responsables sanitarios la decisión de hacer rastreos masivos. Amador Álvarez indica que en Cantimpalos ha subido la incidencia acumulada por la aparición de un solo brote “pero en los pueblos en cuanto hay uno ya se disparan los marcadores”. Además precisa que se trata de un foco “localizado” y que, en todo caso, hacen un seguimiento constante de la evolución.

Javier Lucía, alcalde de Valverde del Majano, remarca que llevan tres días sin registrar nuevos contagios y, a la vez,  están superando la infección los primeros activos, por lo que “si seguimos con esta tendencia en pocos días las cifras se quedarán a la mitad”. En este sentido, Javier Lucía insiste en que los datos de incidencia suben con mayor velocidad en los núcleos con menos población. “Aquí un caso me sube 90 puntos”, dice el alcalde de Valverde del Majano.

“¿Qué culpa tienen los hosteleros a los que hacen cerrar sus establecimientos?”

Benjamín Cerezo reconoce que esperaba que Riaza hubiera salido esta semana de la lista de municipios con restricciones especiales y confía en que al menos lo haga la próxima. “Estos medidores de incidencia perjudican a los pueblos porque en seguida, con cualquier variación en los casos, ya te colocan de color rojo en el semáforo de riesgo”. “Todo el mundo quiere que la pandemia se supere y que todos estemos bien, pero la clave está en la vacunas. ¿Qué culpa tienen los hosteleros a los que hacen cerrar sus establecimientos?”, dice el alcalde de Riaza.

Javier Figueredo, alcalde de El Espinar, abunda en esta idea. “La gente lo que quiere es trabajar —declara—, aunque sea poco, pero quiere trabajar”. Figueredo asegura que el cierre de los interiores de los establecimientos hosteleros, medida de la que ya se han liberado, se ha llevado “con resignación pero hay mucha gente que está viviendo al límite, sobre todo comerciantes y hosteleros”. “Son momentos muy duros y estas medidas no ayudan pero lo que se necesita es que la Administración general tome cartas en el asunto y eche una mano a toda la gente que lo está pasando mal”.