Votación presencial de los presupuestos participativos el año pasado en el Centro Cívico de San José. / Kamarero
Publicidad

Son tiempos excepcionales y es bastante probable que no haya presupuestos participativos”. La alcaldesa, Clara Luquero, tomaba la palabra ayer mientras el concejal de Participación Ciudadana, Andrés Torquemada intentaba responder a la pregunta ¿para cuándo el proceso de presupuestos participativos del Ayuntamiento de Segovia de este año? No en vano, el año pasado hubo un largo procedimiento que culminó con las votaciones entre diferentes propuestas en octubre.

Luquero puntualizó después que “no hay una decisión tomada” y que primero era necesario hablar con los colectivos involucrados y especialmente con los del movimiento vecinal. Torquemada intervenía entonces para decir que una opción válida, a la vista de lo ocurrido en la última convocatoria, es que la ciudadanía pueda decidir entre propuestas que presente el propio Ayuntamiento para que la alcaldesa conviniera a regañadientes que en todo caso se trataría de algo que se pueda desarrollar “con celeridad”, como “votar un día entre tres opciones, por ejemplo”.

Ejecución de inversiones

La regidora segoviana parece preocupada por un lado con la disminución de los ingresos debido a la crisis económica y a los sobrecostes que la pandemia conlleva en varios servicios municipales y, por otro, con la capacidad del Consistorio para ejecutar inversiones en 2021, teniendo en cuenta además que sumando los ahorros de remanentes de tesorería acumulados la cifra puede superar los 10 millones de euros.

Comenta que el gobierno municipal está esperando a que se publique el documento del Gobierno de España sobre el uso de los remanentes acumulados por parte de las entidades locales para confirmar si ese dinero se podrá utilizar, como se prevé, en inversiones financieramente sostenibles, por ejemplo obras en calles y espacios públicos, renovación de redes de abastecimiento y saneamiento, parques y jardines, espacios verdes, edificios municipales, etc.

El problema que plantean es que llevan una larga tramitación administrativa.

No descarta la alcaldesa la posibilidad de dar voz a la ciudadanía, siempre que sea un procedimiento rápido, para decidir sobre algunas inversiones pero insiste en que “a la hora de planificarlas tenemos un límite temporal estricto y todo lo que sea demorarlo no vamos a poder asumirlo”.

Por lo que ha adelantado, el equipo de gobierno tiene por delante una planificación que, en el caso de las inversiones financieramente sostenibles con cargo a los remanentes acumulados, tendría como prioridades “la mejora de espacios urbanos y dotaciones en los barrios”, según Luquero, que añade que para ello hay que examinar las que tienen ya un proyecto redactado, las que lo pueden tener en un plazo corto y trabajar con variables como la compatibilidad entre unas y otras para evitar problemas de movilidad o de tráfico por la ejecución simultánea de varias de ellas.

Nuevo modelo

A tenor de lo manifestado ayer por la propia alcaldesa y por el concejal de Participación Ciudadana no parece que se haya avanzado mucho en un nuevo modelo de presupuestos participativos a pesar de que hace ahora un año, tras la escasa respuesta de los vecinos en las votaciones, se anunciara la necesidad de un cambio.

Torquemada dijo ayer que el modelo “está pendiente de concretar” con los grupos políticos y con las asociaciones.

Por su parte, Luquero, aunque señala que la participación en convocatorias anteriores fue similar a la experiencia de otras ciudades, admite sin paliativos que “para justificar un porcentaje del 20% de la capacidad inversora del Ayuntamiento –como ha ocurrido con el presupuesto municipal actual– el modelo tiene que revisarse para que sea más ágil y haya una mayor implicación de los ciudadanos; en definitiva, que sea más operativo y útil y, sobre todo, participativo”.

Subvenciones

El gobierno municipal ha resuelto la convocatoria de subvenciones en régimen de concurrencia competitiva destinadas a asociaciones de vecinos, federaciones vecinales y asociaciones y federaciones de peñistas que se repartirán 70.922 euros en ayudas, según informó ayer la alcaldesa, Clara Luquero, acompañada por el concejal de Participación Ciudadana, Andrés Torquemada.

Este último informó de que el presupuesto para este año se ha mantenido en 80.000 euros, a pesar de que la gran mayoría de los barrios no ha podido celebrar sus fiestas patronales y las asociaciones también han tenido que cancelar actividades. Por ese motivo en la convocatoria se permitió destinar la cuantía de la subvención a medidas para afrontar la situación de crisis sanitaria y la adquisición de equipamiento o herramientas que faciliten su labor.

A pesar de eso, ha habido cuatro asociaciones de vecinos y tres de peñas que no han presentado solicitud porque no han realizado actividades subvencionables este año.

Como novedad, tras la aprobación por la Junta de Gobierno Local de la resolución de la convocatoria, se abonará el 100% de la subvención a las entidades beneficiarias y, además, se amplía el plazo de justificación de los gastos subvencionables hasta el 15 de diciembre “para que puedan incluir también actividades que pueden realizar en las próximas semanas”, según Torquemada quien, por otro lado, destaca que está en marcha un programa formativo destinado principalmente a integrantes del movimiento asociativo.