Carteles de casas en venta en la ciudad de Segovia. / KAMARERO
Publicidad

Con la llegada del mes de octubre y el final del verano los precios de las viviendas, tanto de obra nueva como de segunda mano, y los alquileres se revolucionan. Los alquileres turísticos dejan paso a los alquileres temporales de estudiantes y las facturas del verano hacen que la compra de casas en el mes de octubre sea casi nula, aunque hay que destacar que desde el mes de mayo en Segovia capital la venta de casas se encuentra totalmente parada, según datos de las inmobiliarias locales. La burbuja continúa creciendo en nuestro país y el precio de los alquileres se ha disparado en todo el territorio nacional.

Castilla y León se sitúa entre las Comunidad Autónoma que en el tercer trimestre del año sufrieron una bajada en el precio medio de la vivienda terminada (obra nueva y segunda mano). Este descenso fue de un 2,8% respecto al mismo periodo del año 2018 y es el tercer mayor descenso autonómico por detrás del 5,7 de Galicia y el 5,5 de Asturias, según la sociedad de tasación Tinsa. El precio medio de la vivienda ha caído un 40.8% en Castilla y León desde el precio máximo que se produjo en el año 2007. La inestabilidad política provocada por la falta de un gobierno central ha provocado que el sector inmobiliario sufra una recesión. Pero si esto lo unimos a que los bancos están concediendo hipotecas con unos tipos de interés muy altos hace que el paro en la compra venta de inmuebles sea casi total.

El precio de la vivienda nueva en la ciudad de Segovia en el tercer trimestre de 2019 se situó en 1227 euros/m², lo que representa un descenso interanual del -1,1%. En lo que llevamos de año, la vivienda se ha depreciado un 1% en la ciudad respecto al cierre del ejercicio anterior. En 2018, el dato acumulado a estas alturas del año reflejaba un incremento del 1,6%. La construcción de casas de obra nueva en la capital se encuentra prácticamente parada a excepción de los barrios que se encuentran entre la Plaza de Toros y Nueva Segovia. Los precios de estas viviendas van desde los 145.000 euros hasta los 165.000 si las viviendas llevan plaza de garaje, según Miguel Tovar, de inmobiliaria Tovar. “Nos encontramos en una situación de incertidumbre total. Los precios estaban volviendo a subir pero han levantado el pie del acelerador. Todos los que nos dedicamos al sector inmobiliario estamos a la espera de ver hacia dónde va esta situación de la que tiene la llave todos los bancos”, explica Tovar.

En la inmobiliaria Arco Ramírez llevan desde el mes de mayo sin realizar la transacción de una vivienda. “Durante los meses de enero a abril tuvimos un gran volumen de ventas, el mejor de los últimos años, pero desde mayo la situación se ha revertido drásticamente. El bloqueo político tras las elecciones y los precios que están dando los bancos para conceder hipotecas está provocando que el mercado vuelva a caer”, comenta Ana Medina.

Las viviendas de segunda mano también bajan

Pero si el precio de la vivienda de obra nueva ha bajado, también lo ha hecho la de segunda mano, aunque en menor medida. El metro cuadro en Castilla y León cayó un -0,8% en el mes de agosto, situando el precio del metro cuadrado en 1.428 euros (un -24% por debajo de la media española que fue de 1.891), según los datos del Índice Inmobiliario de Fotocasa. En el ranking de Comunidades Autónomas según el precio de la vivienda de segunda mano, Castilla y León ocupa la décimo segunda posición. Desde mayo de 2007, momento en el que alcanzó el valor de 2.295 euros por metro cuadrado, ha acumulado un descenso de un -38%.

Si nos fijamos sólo en la ciudad de Segovia y en los datos que ofrecen las inmobiliarias locales nos damos cuenta que lo que sucede en la Comunidad se replica en la capital. Segovia acusó un descenso del -2.2% en el mes de agosto respecto al mismo mes del año 2018 situando el precio medio en 1.450 euros por metro cuadrado, aunque hay que destacar que en función del barrio este valor varia. Los barrios de San José o el Palo tienen un valor medio de 900euros/m² y sin embargo, inmuebles que se encuentran en la zona de Ezequiel González o del Jardín Botánico pueden llegar a costar un valor de 1.800 euros el metro cuadrado. Esta variación se debe principalmente al tamaño y a la calidad de los materiales de los edificios que en su mayoría fueron construidos en los años 60 o 70.

A pesar de la bajada del coste, Segovia sigue siendo una de las provincias más caras de Castilla y León para comprar una vivienda usada. Encabeza el ranking Salamanca, con un precio medio de 1.734 euros por metro cuadrado; y a continuación se sitúan Burgos, con 1.527 euros de media y Valladolid, con 1.509 euros, seguidas por Segovia y Palencia, con 1.450 euros. La situación política y el miedo a la ‘crisi del ladrillo’ de estos últimos años esta haciendo que los bancos, agentes, inmobiliarias, compradores y vendedores vayan con pies de plomo a la hora de adquirir una vivienda, una situación que parecía olvidada si nos atemos a los datos de los últimos años en los que se podía apreciar como el sector había experimentado una pequeña recuperación.