La plataforma pensionista se movilizó ayer en la avenida del Acueducto bajo el lema ‘la pobreza mata’. / KAMARERO
La plataforma pensionista se movilizó ayer en la avenida del Acueducto bajo el lema ‘la pobreza mata’. / KAMARERO

La plataforma en defensa del sistema público de pensiones de Segovia continúa con su reivindicación. Ayer se concentraron con escasa repercusión en la avenida del Acueducto para reclamar unas pensiones púbicas dignas y mostrar su oposición a las recomendaciones del Pacto de Toledo aprobadas por el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. La organización local augura “un empeoramiento de la situación de los jubilados actuales y de los que lo serán en el futuro”.

Bajo el lema ‘la pobreza mata’, los pensionistas han protagonizado la tercera movilización estatal desde que arrancaron su andadura. La asociación reivindica el establecimiento de unas pensiones mínimas que igualen el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), fijado en 950 euros el pasado año. De esta forma, esperan que se cumpla con la Carta Social Europea y que se ponga fin a la brecha de género. “Te impiden jubilarte y vivir con una calidad de vida adecuada”, sostiene la encargada de redes de la plataforma segoviana, María Fuencisla Gómez.

El Pacto de Toledo apuesta por la privatización de esta prestación del Estado a través de los planes de pensiones de empresa, que retraerán dinero público de la Seguridad Social y disminuirán los ingresos de las cotizaciones. Así, los bancos pasarán a gestionar el dinero de los jubilados. En palabras de Gómez, “la situación está cada vez más complicada, tu dinero puede ir a parar incluso a fondos buitre”. Por ello, protestan por “las medidas que el Gobierno central quiere implantar con detrimento de los pensionistas de hoy y de los jóvenes que en un futuro quieran acceder a una pensión pública”.

Si finalmente se aplican las nuevas propuestas planteadas por el Gobierno en el seno del Pacto de Toledo, se abandonaría el sistema actual, basado en el reparto solidario entre generaciones y comunidades. “Si las cotizaciones y los salarios no aumentan, los jóvenes lo tienen tan difícil como nosotros, o diría que lo tienen peor”, ha afirmado la responsable de redes del movimiento.

“Es muy perverso, toda la gente que trabaja en el campo, en la obra o fregando escaleras, casi no llega a los 65 años, cuanto menos a los 67”. Durante la movilización también han hecho referencia al incentivo de hasta 12.000 euros que ha propuesto el ministro de Seguridad Social para quienes decidan retirarse voluntariamente más tarde de los 65 años, la edad legal de jubilación.

A su vez, reclaman que en la mesa de negociaciones de la que forma parte el Gobierno, la patronal y los sindicatos, se incluya a este sector de la población, para que no se hable de las pensiones sin tomar en consideración a sus protagonistas.

Desde la plataforma segoviana, que en la actualidad cuenta con 15 integrantes, aseguran haber conseguido avances como fruto de su movilización. Además, sostienen que seguirán reivindicándose hasta alcanzar sus objetivos.

Por su parte, Escrivá continúa las negociaciones con los agentes sociales para pactar la próxima reforma de las pensiones. Por el momento está bloqueada y todavía han de determinar las medidas que van a regir el sistema en el futuro.