inicio curso escolar ceip diego de colmenares 7
Niños y padres en los accesos de un centro escolar. / NEREA LLORENTE

La Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de centros educativos públicos de Segovia, Fedampa Antonio Machado, ha manifestado su “profundo desacuerdo” con la reducción de la jornada escolar en los meses de junio y de septiembre que contempla el calendario del curso 2021/2022.

El colectivo que agrupa a cerca de 80 asociaciones y más de 5.000 familias, asegura que reducir a cuatro horas la jornada lectiva, haciendo que los niños acaben antes las clases (sobre la 13 horas) “dificulta aún más la conciliación de la vida familiar y laboral” e “impone unos horarios de recogida de los alumnos imposibles para muchos trabajadores y trabajadoras”.

La Fedampa, que preside Noelia del Barrio Arranz, solicita a la Administración que reconsidere la decisión y pide que se mantenga el mismo horario lectivo durante todo el curso. Además reclama que  la Junta ponga en marcha medidas de conciliación eficaces que cubran a todas familias, en el medio urbano y en el rural.

Hace dos años se eliminó la jornada reducida en septiembre pero se mantuvo en junio. La propuesta de calendario escolar para el próximo curso, que la Consejería de Educación ha trasladado a las organizaciones sindicales, muestra que los centros que impartan segundo ciclo de Educación Infantil, Educación Primaria y Educación Especial realizarán una jornada continua de cuatro horas en horario matinal durante el mes de septiembre de 2021 y junio de 2022.

“No entendemos la razón de esta reducción salvo la obvia de que los docentes reduzcan su horario laboral y pasen menos tiempo atendiendo a los alumnos”, dice la directiva de la Fedampa.

El colectivo ‘Antonio Machado’ sostiene que esta medida “perjudica” a las familias y al alumnado, no sólo por la dificultad de conciliar la vida familiar y laboral sino también porque ese tiempo que no se imparte clase “no se traduce en la reducción de los temarios y los contenidos” . A menudo son “los alumnos —añade la Fedampa—los que sufren las prisas para terminar los temas y la carga de trabajo en casa para llegar a cubrir todos los contenidos de los currículos”.

A la hora de tomar una decisión que afecta a tantas personas se debe tener en cuenta, además de la opinión de los representantes del colectivo docente, el interés de los menores y la del conjunto de la sociedad, según defiende el colectivo en un anota de prensa remitida a esta redacción .

En su argumentación, las familias defienden que la escuela es un lugar de aprendizaje, pero también de socialización y, “cada vez más, las reivindicaciones laborales de los docentes están mermando el tiempo que alumnos y alumnas pasan en las aulas”. “Esto tiene un impacto en la socialización y la conciliación, y también en la igualdad entre hombres y mujeres, dificultando para las madres el acceso a un empleo”, argumenta Fedampa.