Los arzobispos y obispos de las once Diócesis de Castilla y León, entre los que se encuentra el de Segovia, César Franco, han mostrado este sábado su rechazo a que en las nuevas medidas sanitarias de prevención de la tercera ola en Castilla y León se limite el aforo de los templos a un máximo de 25 personas.

Los prelados han emitido un comunicado conjunto en el no consideran “razonado ni aceptable” esa limitación genérica sin que se tenga en cuenta que la superficie de los templos, ermitas y capillas es muy diversa, por lo que han reclamado un criterio proporcional al tamaño del centro de culto. En este sentido, han señalado que el criterio proporcional al aforo del templo que se ha seguido en toda España durante las diversas fases de la pandemia es “más ecuánime”.

Han tachado de “injusto por desproporcionado” el criterio adoptado por la Junta ya que “impide el ejercicio del derecho fundamental de la libertad de culto”. Al respecto, han indicado que existen iglesias que, aún con la estricta limitación proporcional de aforo, podrían acoger a más de 25 personas “sin poner en riesgo la salud propia y ajena”.

Por ello, han pedido al Gobierno autonómico que suprima el “numerus clausus de 25 personas” y se sustituya por una “limitación proporcional y razonada de aforos” en templos como en el resto de Comunidades autónomas. Los arzobispos y obispos han reivindicado el derecho del pueblo cristiano a participar en la misa dominical porque están convencidos de que “la celebración de la Pascua dominical es fuente del amor y de la esperanza que nuestra sociedad necesita especialmente en esta hora“.