La toma de posesión de los nuevos policías locales de Segovia tuvo lugar el viernes 7 en el jardín de los Zuloaga. / E. A.

“Un disparate”. Así califica la alcaldesa, Clara Luquero, la polémica surgida por la denuncia realizada el pasado lunes por el Sindicato de Policías Municipales de Castilla y León que, entre otras “anomalías”, señaló que los doce nuevos agentes de la policía municipal de Segovia habían empezado a ejercer su función sin arma reglamentaria por retrasos en la tramitación de licencias.

Luquero aseguró ayer en rueda de prensa, visiblemente enfadada, que los agentes tomaron posesión el viernes 8 y el lunes 10 ya tenían las armas reglamentarias. “Para que los policías puedan tener a su disposición estas armas es imprescindible legalmente que hayan tomado posesión. Desde Policía Local se ha tramitado con diez días de antelación el expediente con la Guardia Civil, salvo el acta de toma de posesión, que se envió el mismo viernes y, con toda celeridad, Guardia Civil tramitó todo para que lunes ya tuvieran a su disposición las armas reglamentarias”, afirmó.

“No entiendo tanto revuelo y tanta manipulación por unos y por otros”, dijo la regidora en referencia a las críticas que han formulado partidos de la oposición como PP y Cs por estas circunstancias.

Sobre otras cuestiones denunciadas por el citado sindicato, sobre las remuneraciones por el periodo de prácticas la alcaldesa asegura que el informe está en Intervención, “para proceder a su tramitación” y, en cuanto a la realización de prácticas en Segovia antes de la formación en la Academia, señaló que ese fue el criterio del jefe de Policía Loca y, en todo caso, siempre han estado acompañados por un veterano con su arma reglamentaria.