Publicidad

Un año más, los menores saharauis que han pasado sus vacaciones acogidos por familias segovianas en el programa Vacaciones en Paz, volverán con los suyos a los campamentos de refugiados de Tindouf.

El jueves, día 5 de septiembre, partirán dos expediciones una desde Cuéllar y otra desde Segovia capital para abordar en Villanubla el avión que les lleve hasta los campamentos. Saldrán a la 4 de la tarde: en Cuéllar desde la explanada de Santa Clara y en Segovia desde la alameda de La Fuencisla.

El acto oficial de despedida tuvo lugar anoche en la terraza del restaurante El Secreto de San Clemente, donde los niños, las familias de acogida y los colaboradores de la asociación de Amigos del Pueblo Saharaui compartieron una cena .
Organizaciones internacionales de cooperación y la Media Luna Roja, han venido poniendo de manifiesto la carencia de medicamentos en los campamentos de refugiados que agrava, más si cabe, la precaria situación de los exiliados saharauis, y han hecho un llamamiento a las asociaciones solidarias con el Sáhara que destinen recursos a la adquisición de estos productos para cubrir, al menos en parte, las necesidades.

Así, en este mismo viaje que lleva de vuelta a los niños que han pasado el verano en Segovia, la Asociación segoviana envía media tonelada de medicamentos por importe de 15.000 euros siguiendo las indicaciones de las referidas organizaciones y en coordinación con el gobierno saharaui.

En una nota de prensa, la asociación agradece a cuantos han colaborado económicamente con la Asociación y muy especialmente alos artistas segovianos que año tras año vienen donando sus obras para la exposición “Artistas por el Sáhara” cuya recaudación constituye, en buena medida, el grueso de la cantidad que la Asociación ha destinado a la adquisición de las medicinas que el día 5 saldrán para Tindouf.

Esta Asociación, reitera su compromiso humanitario con los refugiados saharauis y apoya su lucha por la resolución de un conflicto que, como dispone la legalidad internacional, ha de resolverse con la celebración de un referéndum que culmine el proceso de descolonización, al tiempo que exige al Gobierno español, como responsable ante la ONU de la situación, cumpla con su obligación de auspiciar ese referéndum.