Torre y cúpula de la Catedral, de nuevo iluminada, a través de un arco del Acueducto, también con alumbrado. / Kamarero
Publicidad

Estos meses de pandemia, de estado de alarma, son para los segovianos, y prácticamente toda la población mundial, un túnel de oscuro miedo por el que transitar entre incertidumbres, durante muchos días incluso sin salir de casa salvo para lo imprescindible, caminando entonces por una ciudad ‘fantasma’ en la que durante el día el Acueducto, el Alcázar, la Catedral, la Muralla, las iglesias románicas y el majestuoso monasterio jerónimo de El Parral resplandecían con luz natural mientras durante casi ochenta noches han sufrido un largo apagón, relegados a ser grandes sombras acechantes.

Anoche los principales monumentos de la ciudad, con la excepción del Alcázar, por las obras que está ejecutando su patronato, recuperaron el alumbrado que tanto los favorece y que fue suspendido el 25 de marzo por el Comité Asesor del Plan Municipal de Protección Civil de Segovia ante la Covid-19.

Tendrán que esperar todavía a ser admirados por los turistas pero los segovianos tienen una razón más para sentir que la normalidad se va instalando, entre algodones pero con más brillo en las noches segovianas.

La Concejalía de Obras, Infraestructuras y Servicios del Ayuntamiento de Segovia se encargó de la iluminación del Ayuntamiento, el Acueducto, la Catedral, la Muralla, los Monasterios de Santa María del Parral y de San Vicente el Real, la Casa de los Picos, el Postigo del Consuelo, la Alhóndiga y las iglesias de San Martín, San Esteban, San Lorenzo, San Andrés, San Juan de los Caballeros, El Salvador y San Millán.

También se iluminó de nuevo el Torreón de Lozoya pero no así la iglesia de San Justo, al menos la torre seguía sin alumbrado ornamental pasadas las diez de la noche.

El horario de la iluminación de monumentos comienza al anochecer y se prolonga hasta media noche los viernes, sábados y domingos.

Fuentes municipales han anunciado que a partir de la noche de San Juan, la del martes 23 a la madrugada del miércoles 24 de junio, este alumbrado ornamental podrá contemplarse todos los días.

Segovia no estará ya, como el resto de España, en estado de alarma y es posible que puedan llegar a la ciudad los primeros visitantes desde otras provincias.

Mientras tanto, la silueta de Segovia, con sus monumentos iluminados, bien merece un paseo nocturno de los segovianos, eso sí, guardando la distancia de seguridad y/o con mascarilla.