El primer fin de semana completo después del fin del estado de alarma ha cubierto, con limitaciones de aforos y otras medidas higiénico-sanitarias, las expectativas del sector turístico en la ciudad debido sobre todo a que ya no rige el cierre perimetral en la Comunidad Autónoma. Aunque la afluencia de visitantes en la jornada de ayer domingo fue inferior a la registrada el sábado, jornada festiva en la capital madrileña por la celebración del día de su patrón, San Isidro, Segovia ha recuperado en estas fechas a parte de los madrileños que antes de la pandemia se desplazaban en torno al 15 de mayo para disfrutar de su rico patrimonio monumental y cultural y sobre todo de su gastronomía. En esta ocasión no pudieron ver los espectáculos de calle del Festival Internacional de Títeres, Titirimundi, pero sí acercarse a los puestos de la Feria Nacional de Artesanía en la avenida del Acueducto.

Fotografías