El Ayuntamiento de Segovia hace entrega de las llaves de los huertos a los nuevos titulares. / EL ADELANTADO

La concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Segovia ha entregado las llaves de los huertos de ocio, de titularidad municipal, a los 26 nuevos adjudicatarios de estas parcelas situadas en los valles del Eresma y Clamores. Los nuevos hortelanos, fruto de un sorteo informático entre las 88 solicitudes admitidas, celebrado el pasado mes de septiembre, podrán cultivar los huertos hasta el 30 de noviembre de 2024. El resto forman parte de la lista de espera por si se produjera alguna renuncia o baja a lo largo del periodo de adjudicación.

Los 26 huertos adjudicados tienen un tamaño medio de 55 m2. Se encuentran situados en el valle del Clamores, 9 de ellos, y en el valle del Eresma los 17 restantes. En esta ocasión entre los titulares se encuentra la asociación Autismo Segovia que utilizará el huerto de ocio como herramienta terapéutica.

En el cultivo de las parcelas, siempre deberán aplicar las prácticas propias de la agricultura ecológica deberán prescindir de productos químicos, y estarán bajo supervisión municipal. Precisamente, en el salón de Recepciones, además de las llaves, los hortelanos han recibido las primeras indicaciones por parte del personal de la Unidad Especial, quienes a partir de ahora estarán a su disposición para aclarar las dudas que les puedan surgir durante su actividad, información sobre plagas y enfermedades, y sobre los cultivos más adecuados, siempre plantas comestibles, de tradición hortícola, aromáticas o medicinales.

El Ayuntamiento cuenta con 53 huertos de ocio distribuidos entre la Huerta de la Hontanilla y la Huerta del Baño. Su cultivo proporciona actividad lúdica y productiva entre un número determinado de segovianos. Además, asegura el Gobierno municipal, contribuye a mejorar su calidad de vida a través del ejercicio físico que requiere el trabajo agrícola, así como las acciones terapéuticas que proporciona el contacto con la tierra y la naturaleza, al tiempo que se fomenta el consumo de alimentos sanos.

Igualmente, esta actividad permite mantener e impulsar el oficio de hortelano; contribuye a mantener las técnicas de cultivo tradicional y a conservar el paisaje hortícola que caracterizó el cinturón verde de Segovia.

El uso y disfrute de estas parcelas está regulado por la ordenanza de ‘Ocupación de Terrenos Municipales dedicados a Huertos de Ocio’ (en vigor desde octubre de 2013) en la que se especifican los derechos y deberes de los hortelanos.