La hostelería calificó la reunión que el sector mantuvo ayer con la Junta de “decepción”, ya que a su juicio los responsables del Gobierno autonómico no pusieron “ninguna propuesta interesante encima de la mesa”. Los representantes del sector hostelero de la Comunidad se reunieron ayer con el Gobierno autonómico para abordar la futura desescalada en el sector y trasladarles las exigencias del sector.

En la convocatoria, que se desarrolló de forma telemática, estuvieron presentes los representantes de las nueve agrupaciones provinciales y de la asociación regional, mientras que por parte de la Junta estuvieron presentes los consejeros de Empleo e Industria, Ana Carlota Amigo, Cultura y Turismo, Javier Ortega, Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, y el vicepresidente, Francisco Igea.

La reunión pretendía dar salida a una situación difícil como es la que vive el sector de la restauración, que ha padecido desde marzo dos cierres, uno durante el primer Estado de Alarma y otro durante el segundo y que todavía está vigente, y una incertidumbre crónica debido a los cambios continuos de normativa que han provocado en muchos casos que las inversiones realizadas para adaptarse a las nuevas legislaciones se hayan convertido en dinero perdido.

Los hosteleros realizaron unas demandas que según desde su visión pueden “evitar la ruina del sector”, pero se encontraron con una Junta que no realizó ninguna propuesta en concreto. En vez de eso, el Gobierno autonómico aclaró que debían ser los hosteleros los que entregaran un plan con todas sus proposiciones, que posteriormente y de ser viable sería apoyado por la Junta, que correría con el 35% de la cuantía. El resto de los costes deberán ser atendidos por ayuntamientos y Gobierno central, aclaró la Junta.

El vicepresidente de la Agrupación de Industriales Hosteleros de Segovia (AIHS), Jesús Castellanos, se mostró muy crítico con la Junta tras finalizar la reunión, en la cual participó. “Nos han dicho que hagamos un plan, que es su trabajo”, recriminaba, mientras indicaba que esperaba que el encuentro se centrase en las cifras de las ayudas, algo que no ha sucedido. “No nos han dado soluciones y encima nos han puesto deberes”, lamentó. Castellanos aclaró que las asociaciones hosteleras se van a poner a trabajar cuanto antes en este plan, que prevén mandar a la Junta el jueves.

Por su parte, el vicepresidente Igea señaló a los hosteleros que la situación de la Comunidad no variará hasta después del puente de la Constitución y La Inmaculada, por lo que se mantendrá el “cierre perimetral” de la misma. Incluso, señaló que las medidas podrían empeorar al imponerse la imposibilidad de viajar entre las distintas provincias de Castilla y León.

A partir de ahí, y dependiendo de la situación epidemiológica, las medidas se relajarán, pero nunca antes de que la incidencia acumulada baje de 400 (ahora mismo está en 853), señaló Igea. “Han planteado que los cierres perimetrales podrían ser por provincias o zonas y que a nosotros nos dejarían abrir las terrazas, nunca el interior, así que de aforos ni hemos hablando”, señalaron desde las asociaciones hosteleras.

En ese sentido, la AIHS ya ha anunciado que luchará para que las medidas no sean impuestas de manera global, ya que la situación de Segovia mejora en mucho las de otras zonas de la Comunidad. “Espero que se nos tenga en cuenta como provincia, ya que contamos con los datos más positivos”, señaló Castellanos, que mantiene la esperanza de que se dé una desescalada asimétrica como la que ya se realizó durante la primera ola.

Sobre las ayudas directas, Castellanos considera que se van a “demorar semanas”, cuando muchos empresarios del sector “no pueden esperar tanto”. “Conocemos casos de hosteleros que han ido a pedir para comer a Cáritas, esa es la situación”, manifestó. “Queremos transmitir a la hosteleros que seguimos luchando, nos sentimos impotentes pero debemos poner ahora toda la carne en el asador”, finalizó Castellanos.