Carlos Muñoz de Pablos, con el diploma de Guía de Honor, rodeado de guías oficiales de turismo. / Kamarero
Publicidad

Carlos Muñoz de Pablos, el reconocido artista de vidrieras, un vitralista con una amplia trayectoria en el patrimonio cultural de España, ha recibido un nuevo reconocimiento, el de la Asociación de Guías Oficiales de Turismo de Segovia que le ha hecho entrega de un diploma como Guía de Honor.

El acto ha tenido lugar en el taller de Vetraría Muñoz de Pablos, en la carretera de Arévalo, a donde se han desplazado 14 guías de turismo, entre ellos la presidenta de la asociación, María Rincón, quien asegura que esta distinción se realiza a “un maestro y un referente en la historia del arte, que forma parte de nuestra vida y también de nuestro trabajo, ya que cada día le estamos mencionando y es un honor para nosotros”.

Por su parte, Muñoz de Pablos, acompañado por sus hijos y por el cineasta segoviano Eliseo de Pablos, que está realizando un documental sobre el taller y el trabajo de esta familia en torno al patrimonio vidriero, se ha mostrado agradecido con el nombramiento de Guía de Honor y comenta que estos profesionales son portavoces de la historia y el arte, con la “fantástica” labor de divulgar el patrimonio de Segovia. Ha querido también dar un toque de atención sobre la responsabilidad de lo que cuentan a quienes visitan la ciudad.

Él mismo ha descubierto la importancia de divulgar y dar a conocer el proceso del trabajo de restauración o elaboración de vidrieras, una actividad “muy compleja y delicada”, afirma, que conlleva al menos siete u ocho oficios, cuya huella puede observarse en la distribución del taller de la empresa familiar, con diferentes apartados, entre los que sobresalen grandes cartones en blanco y negro.

Nacido en Segovia en 1938, Muñoz de Pablos inició sus estudios en la Escuela de Artes y Oficios de Segovia y trabajó en vidrieras con el equipo de Maumejean, en Madrid. Estudió después con el maestro Amadeo Roca Gisbert antes de ingresar en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando, donde se graduó primero como profesor de Dibujo y más tarde como licenciado en Bellas Artes por la facultad de Madrid.

Pensionado y becado por fundaciones como la de Rodríguez Acosta o Juan March, desde muy pronto su trabajo empieza a ser reconocido internacionalmente, mientras en Segovia es uno de los promotores del Centro Nacional del Vidrio, cuyo patronato presidió.

Es miembro del Comité Español del ‘Corpus Vitrearum Dedii Aevi’ para la defensa y conservación de las vidrieras medievales europeas, Premio 1990 del Institut del Vitrall de Barcelona, académico correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y Premio Castilla y León de Restauración y Conservación del Patrimonio.

Entre las numerosos trabajos e intervenciones en monumentos del patrimonio artístico español destacan las vidrieras del Alcázar de Segovia y de las catedrales de Vitoria, León, Cádiz, Sigüenza, Burgos, Salamanca, Toledo y Segovia.

Poco después de recibir el diploma de Guía de Honor de la asociación segoviana de guías oficiales de turismo, Muñoz de Pablos ha evocado el trabajo anónimo de personalidades que le han acompañado en esa labor de recuperación del patrimonio pero que no han obtenido el mismo reconocimiento, especialmente de personas que trabajaron en la restauración del Alcázar, con él mismo desde los años cincuenta, pero que en algunos casos habían empezado en la década anterior, como el restaurador Ángel García Ayuso o los escultores Toribio García –autor de ‘El favorito’ de la plaza de Guevara de la capital segoviana– y José María García Moro.

La Asociación de Guías Oficiales de Turismo instauró esta distinción el año pasado con motivo del 25º aniversario de su fundación y el primer Guía de Honor fue el doctor en Historia y académico de San Quirce José Antonio Ruiz Hernando, cronista oficial de Segovia.