Los concejales del pleno municipal votan a mano alzada sobre uno de los puntos de la sesión ordinaria celebrada este viernes. / Kamarero
Publicidad

Como era de esperar, después de las diferencias mostradas ya en la Comisión de Gobierno Interior y Personal en las que se establecieron la liberaciones de los concejales, la determinación de los salarios de los ediles durante este mandato fue uno de los principales temas de discusión del pleno ordinario de julio celebrado en el Ayuntamiento.

Y es que, solo Partido Socialista y Partido Popular votaron a favor del dictamen de la Comisión sobre la propuesta de los grupos para el establecimiento de las liberaciones y la relación y creación de plazas de personal de confianza. Ciudadanos, Izquierda Unida y Podemos-Equo votaron en contra de una cuestión que implica un aumento del gasto en los salarios de los miembros de la Corporación de 314.000 a 530.000 euros, más dietas.

Incremento que no solo responde a la elevación de las liberaciones, sino al mayor número de concejales delegados del equipo de Gobierno que contarán con dedicación en este mandato respecto al anterior. En total, son 12 la liberaciones aprobadas por el pleno, aunque previsiblemente solo estarán dotadas 11 –ocho de ellas para miembros del Gobierno municipal, por los cinco que contaban con ella en el pasado mandato–.

“Estando de acuerdo con el fondo y con que la función pública tiene que verse reconocida, votamos en contra por la proyección que tiene de la institución hacia Segovia. No es fácil de entender que en una ciudad con unos sueldos tan bajos existan estos salarios en el Ayuntamiento”, criticó el concejal de Podemos-Equo, Guillermo San Juan, quien ha renunciado a su liberación.

En contra de la subida de la cuantía de las retribuciones de las liberaciones y de las dietas por asistencia a comisiones y Juntas de Gobierno se mostraron, también, Izquierda Unida –cuyos concejales, miembros del Gobierno, percibirán 50.000 y 40.000 euros– y Ciudadanos. “Hay concejales de primera y de segunda. Todos deberían cobrar lo mismo”, argumentó la portavoz de la formación naranja, Noemí Otero, al tiempo que se esforzaba por recalcar la “hipocresía” de Izquierda Unida.

La concejala del PP, Azuzena Suárez, fue la más crítica con los grupos que votaron en contra del dictamen: “los más beneficiados son los que se oponen; son poco valientes y dejan que otros votemos sus salarios. A ver qué cara pondrían si votásemos en contra”, cuestionó.

Por su parte, el portavoz del grupo socialista, Jesús García Zamora, defendió que las retribuciones de los ediles se han fijado muy por debajo de los límites legales –establecidos en 15 liberaciones y un millón de euros de gasto en salarios–, y que “se ha buscado compaginar el rigor presupuestario con el reconocimiento a la labor del Gobierno y la oposición”.

También generó debate la propuesta de modificación presupuestaria de 269.392 euros destinada a la finalización de las obras del Centro de Innovación y Desarrollo Empresarial (CIDE), aprobada con los votos a favor de PSOE e Izquierda Unida y la abstención del resto de grupos.

Pese a la reiterada crítica, general entre los grupos de la oposición y asumida por los socialistas, sobre el origen y desarrollo del proyecto del CAT, la Corporación facilitó la nueva inversión en la infraestructura “para acabarlo de una vez, llenarlo de empresas y ver la viabilidad del proyecto”, afirmó el portavoz popular, Pablo Pérez.

La nueva partida destinada al CIDE tiene como objetivo el pago de los contratos de ingeniería, de obra y de control de calidad, además de la redacción de actualizaciones de los proyectos a la nueva normativa o la sustitución de elementos deteriorados como consecuencia de la paralización de las obras.

Sí hubo unanimidad a la hora de apoyar una modificación presupuestaria mediante crédito extraordinario para destinar parte del superávit de 3,5 millones de euros –resultante de la liquidación del presupuesto del año 2018– a inversiones financieramente sostenibles. Casi un millón de euros después de cumplir con las obligaciones de pago y amortización de deuda.

La partida principal de estas inversiones se destinará a accesibilidad; prácticamente el 50% del total –480.000 euros–. Dinero que se empleará en eliminar las barreras existentes en paradas de autobús, en pasos de peatones, en la Casa de la lectura y en el Centro de Recepción de Visitantes.

Otras de las actuaciones destacadas serán la adquisición de vehículos y la mejora de los aseos y vestuarios de la Policía Local, por valor de 161.000 euros; o los 170.000 euros que se emplearán en pavimentación y redes de saneamiento en los polígonos de El Cerro y Hontoria.