1 sumilleres WEB
De izquierda a derecha, Jorge Carrasco, Laura Herráez y Fernando Sanz. / Nerea Llorente

Tres son los sumilleres que representarán a Segovia en la XXVI Edición del Campeonato Nacional de Sumilleres. Laura Herráez, Jorge Carrasco y Fernando Sanz darán lo mejor de sí mismos y competirán con sumilleres de todas las comunidades autónomas de nuestro país para alzarse como ganadores.

El campeonato de Castilla y León, celebrado en marzo de 2019, fue el punto de partida de estos tres segovianos. Allí, Herráez quedó subcampeona, lo que le daba pase directo al nacional. Por su parte, Carrasco y Sanz se clasificaron por ser, tras Herráez, los que mejor puntuación consiguieron de nuestra provincia.

Las pruebas a las que tendrán que enfrentarse los próximos días 20 y 21 de octubre en IFEMA (Madrid) son similares a las que hicieron en el campeonato autonómico. “Haremos un examen escrito y una cata a ciegas en la que suele haber vinos, pero también te ponen algún destilado. De estas pruebas, se clasifican los tres mejores, que pasan a la final. Estos tendrán que hacer una cata ante un jurado, un maridaje, una carta errónea, una prueba de decantación, etc., pero también puede haber alguna prueba sorpresa como ocurrió en el campeonato de Castilla y León que se hizo un servicio de cava”, afirma Herráez.

Cabe destacar, que una de las pruebas de la final se realiza en inglés, por lo que, aunque a los sumilleres no se les exige una titulación certificada de nivel, es cierto que un amplio conocimiento de este idioma puede ser vital a la hora de sumar puntos en dicha prueba.

Los tres sumilleres tienen una meta en común: disfrutar, aprender y tratar de quedar lo más arriba posible. Por su parte, Herráez ya ha participado en más finales nacionales. “Es duro. Hay personas que se preparan durante todo el año para intentar ganar el campeonato, hay gente muy preparada”, comenta Herráez.

La pandemia les ha afectado directamente. Los tres pertenecen a la Asociación de Sumilleres de Segovia (ASUSEGO) y normalmente se reunían junto a otros integrantes para realizar catas. “Es probable que todo este parón nos haya beneficiado a la hora de tener más tiempo para estudiar, pero nos ha afectado de lleno a nivel de cata. Hemos retomado esta afición hace muy poco. Al final lo que de verdad instruye es hacer estas catas, porque pruebas muchos vinos, conoces maridajes, servicio, etc. y, además, cuentas con la opinión de los demás compañeros”, destaca Carrasco.

A pesar de este impedimento la subcampeona de Castilla y León ha resaltado que “es un concurso en el que te puedes llevar sorpresas. Hay gente que va muy formada. Los conocimientos que hay que tener son bastante amplios. Puedes tener la suerte de que caiga aquello que más conoces o que has estado estudiando últimamente”.

Como curiosidad, ninguno ha destacado un vino nacional como su favorito. “A nivel personal puedo tener un vino para cada momento o para cada persona con la que lo vaya a compartir. Porque sé que hay vinos que me tomaría con Jorge o Fernando, que otras personas no sabrían entenderlo como ellos”, aclara Herráez.

Como conclusión, los tres sumilleres destacan que para ellos “es una responsabilidad muy grande representar a Segovia, ya que de este modo representan también a sus familias, compañeros y empresas. Es una recompensa para los demás, no para ti solo”.