El profesor Andrea Caruso junto varios estudiantes de Diseño de IE University. / Roberto Arribas

Con la llegada de la electricidad, la lámpara se convirtió en un objeto cotidiano que ha iluminado nuestros hogares durante este último siglo. De pie, de mesa o de techo, las lámparas han logrado fascinar a los grandes maestros del diseño, que a lo largo de la historia supieron aplicar toda su genialidad para convertirlas en auténticas joyas de arte.

Entre las lámparas más icónicas figuran, por ejemplo, la lámpara Arco, diseñada por los hermanos Achille y Pier Giacomo Castiglioni, la lámpara Disa, ideada por el arquitecto y diseñador barcelonés José Antonio Corderch, o la lámpara Artichoke, famosa por su apariencia de alcachofa, surgida de la mente del arquitecto danés Poul Henningsen, una de las figuras claves del diseño en la Europa de entreguerras.

Con el título ‘Hackeando a los maestros’, los estudiantes de primer curso de Diseño de IE University han estudiado aquellas que lámparas que, por una u otra razón, han pasado a la historia como obras maestras y después han replicado, utilizando para ello componentes reciclados y materiales que podemos encontrar con facilidad. “El resultado final es una lámpara de bricolaje que funciona, que respeta las funciones específicas del original, que se enciende y que, por supuesto, es duradera”, explica el profesor Andrea Caruso.

Ahora, todas estas lámparas creadas por los alumnos de IE School of Architecture and Design se exhiben en el Centro de Creatividad de IE University, ubicado en la Real Casa de la Moneda de Segovia, bajo el título ‘Learning by Doing’ (Aprender haciendo), con la colaboración de Campus Life.

La muestra es un recorrido por lámparas de muy diversa naturaleza, tamaño y materiales. Eso sí, todas ellas han sido confeccionadas bajo unas reglas: las piezas de las lámparas debían proceder de materiales encontrados o cotidianos, presentes en las casas, o componentes estándares de ferretería, se prohibía el uso de pegamento para su ensamblaje, y se pedía que las uniones fueran reversibles y así cumplir con un enfoque de diseño más sostenible para futuras manipulaciones. Para ello, los alumnos han trabajado en el FabLab de IE University, el moderno laboratorio de fabricación ubicado en el Campus de Santa Cruz la Real, a través de técnicas como el corte por láser, la impresión 3D o la carpintería de madera.

“El propósito de este reto era introducir a los estudiantes en el mundo de la experimentación del diseño y la resolución de problemas; la metodología del curso une la teoría y la práctica en diversos y ágiles ejercicios, tanto individuales como en grupo”, subraya Caruso, que añade que “el objetivo final es que afloren sus habilidades y despertarles un enfoque crítico, además de que sepan identificar lo que es un buen diseño”.

La marca

‘Learning by Doing’ no es solo una exposición de increíbles y bellas lámparas. En la muestra también participan los estudiantes de segundo año que, bajo la dirección del profesor Ritxi Ostáriz, han tenido que inventarse países ficticios para un ejercicio de creación de marca centrado en la compañía área nacional. La historia, la cultura, el idioma o la geografía de este país imaginario fueron el punto de partida para que los alumnos propusieran los atributos y la idea de marca de la principal aerolínea del país. Tuvieron que crear un concepto para el Sistema de Diseño e idear todas las aplicaciones principales: el avión, la papelería, el merchandising, los touchpoints editoriales, la web o la app de la compañía. De esta manera, los alumnos de IE University exploran las diferentes etapas de un proyecto de diseño, desde lo más estratégico hasta lo puramente visual.

La exposición Learning by Doing (Hacking the Masters/ Branding and Airline) se podrá visitar, con entrada libre y respetando los protocolos sanitarios, hasta el 4 de febrero, de 15:30 a 19:30 horas.