En torno a 200 personas han recorrido esta tarde la distancia entre las sedes sindicales y la Delegación Territorial de la Junta para exigir el cumplimiento del acuerdo del 21 de mayo. / Kamarero
Publicidad

Con la música del ‘Resistiré’ del Dúo Dinámico comenzaba a las seis de la tarde la manifestación convocada por UGT, CCOO y CSIF en la capital segoviana desde la avenida del Acueducto, a la altura de las sedes sindicales, hasta la sede de la Delegación Territorial de la Junta, en la plaza de la Reina Doña Juana, para reclamar al ejecutivo de Alfonso Fernández Mañueco el cumplimiento del acuerdo de 35 horas de trabajo semanales para los empleados públicos de la Administración autonómica.

Alrededor de 200 personas hicieron el recorrido en una jornada de huelga de 24 horas con guerra de cifras sobre su seguimiento, ya que mientras los convocantes estiman que han parado en la provincia entre el 60% y el 70% de los trabajadores de los diferentes servicios de la Junta, incluyendo sanidad y educación, la Consejería de Presidencia reduce el porcentaje a menos del 4% en Segovia.

Esa diferencia en los datos se ha trasladado también al conjunto de la Comunidad Autónoma, aunque Presidencia eleva al 4,52% el total de empleados en un seguimiento que se circunscribe a los turnos de la noche previa y a la jornada de mañana; es decir, no tiene en cuenta a los trabajadores del turno de tarde.

En este sentido, los datos facilitados por el Gobierno regional indican que en la Administración General, dependiente de la Delegación Territorial, de un total de 573 funcionarios y 262 efectivos de personal laboral, hicieron huelga en esos dos turnos 41 funcionarios en la provincia (el 7,16%) y 25 integrantes del personal laboral (9,45%).

En cuanto a las instituciones sanitarias, Presidencia ha informado de que de 1.090 funcionarios únicamente secundaron el paro el 1,47%, que equivale a 16 personas, mientras que no hubo seguimiento entre las 26 que integran el personal laboral en esos tramos horarios.

Por último, entre los docentes no universitarios, 1.290 en total, la huelga fue respaldada por un 3,02%, el 3% entre el personal funcionario (35 de 1.168) y el 3,28% entre los laborales (4 de 122).

Miguel Ángel Mateo (UGT)
«Hay dos gobiernos en la Junta, ese es el problema más gordo»

En definitiva, del total de 3.241 empleados públicos de la provincia, en los turnos de noche y mañana, hicieron huelga de 24 horas 121 personas, un 3,73%, según la información facilitada por la citada Consejería.

Concentración de empleados públicos, al mediodía junto a la sede de la Delegación Territorial de la Junta. / Kamarero

Cierre de quirófanos y consultas

Por su parte, desde las organizaciones convocantes, Marcos Tarilonte, secretario de Acción Sindical del sector autonómico de CCOO en Segovia, señala las dificultades de hacer huelga para la función pública y se mostraba satisfecho “porque hemos conseguido sacar a la gente a la calle” –al mediodía los tres sindicatos convocaron una concentración de dos horas, entre las 12 y las 14 horas, a la puerta de la Delegación Territorial que reunió a un centenar de empleados públicos– y recalca que los servicios mínimos en sanidad y servicios sociales (por ejemplo en residencias de ancianos) han sido “altísimos, del 60% al 70% de las plantillas”.

Empleadas concentradas en Segovia
«Un pasito pa’lante, Mañueco, un pasito pa’tras, Igea»

Aun así, señala que se han cerrado quirófanos en el Hospital y se han aplazado varias consultas, tanto en atención primaria como en la especializada.

Precisamente, Miguel Ángel Mateo, responsable de la Federación de Servicios Públicos de UGT en la provincia, ha pedido disculpas a los ciudadanos, en nombre de los tres sindicatos, “por las operaciones suspendidas o las consultas, así como a los padres y madres que han llevado a sus niños al colegio y se han encontrado con que no estaba el profesor”.

Mateo destaca que la huelga de 24 horas se ha realizado “por la ineptitud de la Junta de Castilla y León, porque ha quedado demostrado que hay dos gobiernos paralelos, el del Partido Popular y el de Ciudadanos. El lunes a primera hora de la mañana el consejero de Presidencia llama a los sindicatos ofreciendo implantar las 35 horas en junio y esa misma tarde, tres horas después, nos encontramos en la mesa de negociación que Cs y PP ya piden abrir mesas técnicas, y empiezan a decir que según el presupuesto, que si o no; en fin, excusas de mal pagador. Queda demostrado perfectamente quién manda en la Junta, concretamente el señor Igea, no el PP”.

Los dirigentes provinciales de las organizaciones convocantes consideran que la ciudadanía entiende que la reclamación de las 35 horas semanales no es una concesión nueva, ni una ocurrencia. El presidente de la Unión Provincial de CSIF, José María Guerro Santos, explica que “a los empleados públicos nos bajaron el salario un 5% en 2011 y en 1996 se habían congelado y así estuvieron muchos años, por lo que se perdió mucho poder adquisitivo. El Gobierno central acordó las 35 horas en lugar de revalorizar los salarios y tuvimos esa jornada hasta 2012, y no pasó nada. La sanidad, la educación, todos los servicios periféricos funcionaron sin problemas”.

José María Guerro (CSIF)
«Son excusas de mal pagador porque hay un acuerdo firmado y ahora quieren renegociarlo»

El manifiesto conjunto de los tres sindicatos incide en el “incumplimiento del acuerdo del 21 de mayo” porque, una vez que el año pasado se cumplieron los requisitos exigidos por la Junta para revertir ese recorte, empezó una negociación que cuatro días antes de la cita electoral del 25 de mayo, los comicios autonómicos, llevó a la firma del consejero saliente de Presidencia con las centrales sindicales de un documento que, según estas últimas, ratifica la vuelta efectiva de la jornada de 35 horas. Sin embargo, con el nuevo gobierno de PP y Ciudadanos en la Junta se ha dejado en suspenso la aplicación de la medida.

Marcos Tarilonte (CCOO)
«Mañueco dio el visto bueno pero por desavenencias entre él e Igea estamos en esta situación»

Sobre los últimos intentos de acuerdo de los responsables del gobierno autonómico, de su aplicación en abril de 2020, aunque con una serie de exigencias, los representantes de los empleados públicos consideran que solo pretenden “confundir y engañar”. “La Junta de Castilla y León… está mintiendo a los empleados públicos y a todos los ciudadanos, usuarios de los servicios de esta comunidad”, afirman en su manifiesto y avanzan que las reivindicaciones, salvo un paso en firme por parte del ejecutivo autonómico hacia el cumplimiento del acuerdo de mayo, continuarán el día 11, con un nuevo ‘Lunes al sol’ en este caso a las puertas de la Residencia asistida; otro el lunes 18 en las del Servicio de Fomento, en la plaza del Conde Alpuente, junto a la Calle Real y el 25 de nuevo en la Delegación Territorial, calendario que anunció Tarilonte, insistiendo en que la Junta solo puede esperar “presión, presión y más presión porque los 85.000 empleados públicos de Castilla y León –más de 5.000 solo en Segovia– están cansados de que nos utilicen como moneda de cambio, para politiqueo, para el juego político de uno y otro”.

Hay que recordar que la implantación de las 35 horas se ha llevado a cabo ya en la administración local desde hace más de un año (Diputación y ayuntamientos, incluido el de la capital), así como en varios organismos de la Administración General del Estado.