La alcaldesa, el domingo postrada ante la imagen de San Roque. / Rocío Pardos
Publicidad

El grupo municipal de Izquierda Unida ha lamentado en una nota de prensa la presencia institucional del Ayuntamiento en la ceremonia religiosa de la renovación del voto a San Roque, celebrada el domingo en la catedral de Segovia. “Nuestra organización ha reivindicado desde hace años que los actos religiosos no deben contar con la presencia de los miembros de la corporación, salvo que su asistencia sea a título individual y no como representantes de la institución, y solo si acuden por propia voluntad”, afirma la formación.

Aunque los dos concejales de IU, que forman parte del equipo de gobierno, aseguran que respetan cualquier confesión religiosa y creencia personal, consideran que la imagen de una alcaldesa arrodillada frente a un santo no se corresponde con una sociedad en la que debería prevalecer la separación entre Iglesia y Estado, y señalan que este es “un principio fundamental en una democracia” y, teniendo en cuenta el carácter aconfesional del Estado y de las instituciones públicas, el desarrollo de este tipo de actos debería limitarse al ámbito personal.

Para IU, las instituciones democráticas no deben tomar partido en los asuntos religiosos de la ciudadanía “por muchos años de tradición que haya detrás de un acto, por lo que la presencia de ediles con sus respectivas medallas corporativas no es adecuada”. Abundan en este argumento al indicar que el Ayuntamiento debería fomentar y organizar exclusivamente actos de carácter civil, y no promover la participación de cargos públicos en aquellos de índole religiosa. “El cumplimiento efectivo del principio de aconfesionalidad del Estado supone un indicador de calidad democrática y un avance de los derechos de la ciudadanía”.

Recuerdan que en 2016 se aprobó una moción de Izquierda Unida para que la institución avanzara en materia de laicidad pero el Reglamento de Honores y Distinciones recoge todavía que la corporación debe asistir a actos como el voto a San Roque.