La parada de la calle de Colón es cabecera de varias líneas de autobuses urbanos. / Kamarero

El comité de empresa de Avanza Movilidad Integral en Segovia, concesionaria del servicio de transporte público en autobús de la ciudad, ha informado de que los usuarios de los populares urbanos notarán en los próximos días que las primeras expediciones de la mañana comenzarán con algunos minutos de retraso debido a que la empresa “ha decidido no pagar el tiempo necesario para realizar las funciones de ‘toma y deja’ a los conductores de los vehículos”.

Esta expresión del ‘toma y deje’, en el argot profesional del transporte de viajeros, hace referencia al tiempo necesario para las labores distintas a la conducción como son la entrega de la recaudación, el repostaje de combustible y de AdBlue (líquido no contaminante para vehículos diésel), aparcar y salir del aparcamiento, iniciar la billetera, comprobar que el vehículo reúne las condiciones necesarias para prestar el servicio, etc.

Los representantes de los trabajadores del servicio aseguran que todas ellas son labores que la empresa exige cumplir a los conductores “pero ha decidido no remunerar” la totalidad del tiempo empleado en el ‘toma y deje’, así como el necesario para trasladar el autobús desde las cocheras hasta las cabeceras o terminales de la líneas del servicio.

“Por esta razón, muchos conductores que se incorporen a su puesto de trabajo a la hora indicada (en su cuadrante) no llegarán a tiempo al inicio del servicio, porque no pueden dejar de cumplir con las tareas del ‘toma y deje’ y tampoco quieren entrar a trabajar antes del inicio del horario de trabajo, que es el que la empresa concesionaria contabiliza en la jornada de cada trabajador”, según explican desde el comité.

Este recalca que considera “legítima” la incorporación del trabajador a la hora en la que comienza su jornada laboral, de acuerdo con lo estipulado por Avanza Movilidad Integral en Segovia y “no antes, como pretende la Gerencia” de la concesionaria de este servicio municipal. Indican que los conductores tienen que dedicarse a su cometido, incluyendo las citadas labores del ‘toma y deje’, durante el tiempo que refleja la nómina y por el que se les abona su salario.

“Si llega tarde a la cabecera es un problema organizativo y de gestión, no es responsabilidad del trabajador que se presenta a la hora indicada por la empresa a su puesto de trabajo y cumple con las tareas asignadas”, sostiene la representación de la plantilla en el ámbito laboral.

Debido a estas circunstancias, el colectivo de trabajadores, a través del comité, pide disculpas públicamente a los viajeros del servicio público de transporte urbano afectados por los retrasos, al tiempo que solicitan comprensión “para que no carguen contra los conductores, ya que no son los responsables” de los mismos.