Restaurante Jose Maria Barras Coronavirus KAM3848
Los locales de hostelería han tenido que adaptar su negocio a las restricciones. / KAMARERO

A la hora de hacer una reserva, antes los clientes preguntaban a los establecimientos por el precio, los menús, las ofertas, la disponibilidad, los servicios, etc. Ahora, a ello se suma una cuestión principal que precede a todas las anteriores. En concreto, si existe protocolo de medidas de prevención y seguridad sanitaria ante el Covid-19 y en qué consiste.

Los hosteleros comparten la perspectiva de que cada vez se percibe más prudencia entre las personas que acuden a sus establecimientos, así como concienciación frente al virus. Muchas veces, los comensales se decidían por elegir uno u otro restaurante para sus cenas prenavideñas por los platos del menú o su popularidad. Sin embargo, todo ha cambiado y lo que manda hoy en día son las estrictas medidas de seguridad sanitaria.

Adaptación a la situación

La hostelería ha sido uno de los sectores más afectados por las restricciones ante el Covid-19, lo que ha obligado a muchos negocios a repensar su actividad y buscar alternativas para garantizar más distancia entre sus clientes, limpiar el aire de los comedores, incrementar la desinfección, etc. Esta adaptación a las nuevas circunstancias es la que ha permitido que en los últimos días, cuando los contagios están aumentando, los clientes decidan proseguir con su reserva y no cancelarla.

“El público te exige medidas extremas de seguridad y distancia entre comensales”, explica Cándido López, regente del Mesón Cándido, quien considera que “la gente está muy concienciada en la lucha contra el virus”. En conreto, “nos piden que abramos los ventanales para que se limpie constantemente el aire de los comedores”, explica Cándido López. A su vez, agradece que su local disponga de grandes balcones que permitan “comer con total seguridad” a sus clientes.

Por su parte, Goyo Rico, de La Portada del Mediodía, ubicada en Torrecaballeros, presume de la “gran amplitud” de su comedor y las estrictas medidas sanitarias de las que disponen, como “el distanciamiento, pues no hay aglomeraciones, y la ventilación”, determina. En suma a ello, indica que, para el periodo navideño, “en vez de doblar mesas, hemos hecho todo lo contrario, pues dejamos que haya mucho espacio entre ellas a pesar de que demos menos servicio que de normal”, asegura.

Por otro lado, a veces estas peticiones parten directamente de los clientes. “Hay familias que, en vez de venir todos un día, han decidido repartirse en dos veces y, en suma a ello, reservar en un día cuando había una menor concentración”, enuncia Nuria Gómez, del Restaurante San Marcos. A su vez, da cuenta de que han tenido que mantener el servicio de comida a domicilio, “pues todavía hay gente que tiene miedo y prefiere quedarse en casa”, relata.

De este modo, a la concienciación se suma la precaución, aunque también la responsabilidad a la que tanto apela el presidente de la Asociación de Hostelería y Turismo (Hotuse), Jesús Castellanos, quien recuerda que los restaurantes son lugares “completamente seguros”.