Cada día centenares de estudiantes tienen que subir al autobús escolar para ir a clase y regresar a sus pueblos/ NEREA LLORENTE
Publicidad

Con el inicio de las clases del curso en enseñanzas no universitarias se pone en marcha también en septiembre los servicios de transporte y comedores escolares.

La red de centros educativos de la provincia de Segovia cuenta con 41 comedores que a lo largo del curso 2019/2020 darán servicio a 3.336 usuarios, según los datos que actualmente maneja la Dirección Provincial de Educación y que puede experimentar ligeras variaciones durante los próximos nueve meses de actividad lectiva. La mayoría de los comensales son usuarios habituales del servicio, en concreto 2.259. Hay apuntados otros 170 ‘habituales discontinuos’ que acudirán con regularidad pero no todos los días de la semana, y 170 comensales ‘esporádicos’, según la clasificación organizativa que hace la Consejería de Educación, que lidera Rocío Lucas.

Además, en los comedores escolares tienen asegurado sitio 733 estudiantes que deben viajar por la provincia para poder estudiar y por tanto no tienen opción de comer en sus casas.
De acuerdo a los datos de matrícula con los que ha comenzado el curso, la Administración educativa ha trazado 163 rutas de transporte escolar para cubrir el traslado de los estudiantes de cursos de enseñanza obligatoria que residen en una localidad distinta a la del centro educativo donde deben ser escolarizados.

La planificación realizada por la Dirección Provincial de Educación contempla la realización de 79 recorridos con autobuses escolares y 27 con vehículos más pequeños como furgonetas o taxis, para cubrir aquellos itinerarios con un número reducido de usuarios, normalmente procedentes de pueblos pequeños, y, principalmente, para los traslados de alumnos de educación especial.
Estos servicios son contratados por la Dirección Provincial de Educación, pero además hay 57 líneas combinadas que se gestionan por el departamento de Fomento. Son autobuses compartidos entre estudiantes y viajeros de las líneas regulares, con los que la Junta busca garantizar el servicio a los alumnos de colegios e institutos, mejorar la movilidad de los habitantes del medio rural y optimizar recursos.

El mapa provincial tiene señaladas 53 rutas para los alumnos de Educación Primaria, 86 para los de Secundaria, once en las que irán estudiantes de ambos niveles, y 13 para niños y adolescentes de Educación Especial.