Recogida de contenedores / KAMARERO
Recogida de contenedores / KAMARERO

El proyecto de contenerización de residuos orgánicos iniciado el pasado año en el barrio de La Albuera bajo el lema ‘Dale vida al marrón’ contará este año con nuevos aliados en los centros educativos residentes, que llevarán a cabo acciones educativas y de sensibilización para que los colegios separen sus residuos y generen compost.

El concejal de Medio Ambiente Ángel Galindo dio a conocer los detalles de este proyecto en el que colaborarán los CEIP Eresma, El Peñascal y el Colegio Cooperativa Alcázar, y que tendrá como objetivo sensibilizar sobre los beneficios ambientales de la separación selectiva de la materia orgánica, identificar el tipo de residuos que se depositan en el contenedor marrón y motivar al alumnado para la participación activa en el compostaje.

Esta propuesta se basa en el uso de composteras (que serán facilitadas a los centros) para realizar una gestión directa de los residuos orgánicos generados en los colegios, principalmente en los comedores. La iniciativa incluye soporte técnico y formación para la instalación, seguimiento y mantenimiento de la compostera, con la que obtener un compost de calidad que posteriormente podrá ser utilizado después en sus huertos educativos o en zonas verdes de la ciudad.

En primer lugar, habrá visitas de diagnóstico a los centros, orientadas a profesorado, personal de cocina y representantes de las AMPA. Posteriormente se desarrollarán sesiones en el aula con el título “No nos mires, únete”, dirigidas a alumnado de 6º de primaria, para informar sobre la campaña municipal de separación de la fracción orgánica.

Se creará un grupo motor en cada centro que promueva la separación selectiva de residuos orgánicos y el proceso de compostaje. Este se denominará Patrulla Orgánica, y podrá estar formado por seis estudiantes de 6º de Primaria, dos docentes y un padre o madre. Esta patrulla recibirá formación y capacitación para poder actuar de manera autónoma y que, de este modo, la gestión de la compostera pueda tener una continuidad en el tiempo una vez finalizada la campaña.

Durante enero y febrero tendrá lugar la acción de comunicación ‘La Patrulla al habla‘, con la que se presentará la Patrulla Orgánica y explicarán los detalles sobre la compostera, y se detallará cómo, cuándo y qué residuos pueden depositarse.

Entre enero y junio se realizará un seguimiento para comprobar el estado de la compostera y poder corregir posibles anomalías que estuvieran produciéndose durante el proceso. Esta acción se coordinará desde el propio centro, si bien el personal de educación de la campaña estará siempre disponible para cualquier orientación.

A final de curso se asesorará a los miembros de la patrulla orgánica para que estos se dirijan a sus compañeros de quinto curso, con el fin de que estos recojan el testigo para que el proceso continúe al año siguiente.