Entrada de los cines Artesiete de Nueva Segovia. / EL ADELANTADO

A falta de algo más de un mes para que 2020 toque a su fin, las 207 salas de cine de Castilla y León han registrado una cuarta parte menos de espectadores que en el conjunto de 2019 a causa de la pandemia del coronavirus que ha mantenido muchos meses las salas cerradas: un total de 1.041.568 frente a los 4.582.054 del año pasado. Los datos facilitados a Efe por el Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA), organismo adscrito al Ministerio de Cultura y Deporte, también reflejan el impacto de esta pérdida de clientes en la facturación, que sufre una abrupta caída, lo que ha llevado al sector a una difícil situación económica.

En este sentido, de los algo más de 25.168.939,97 euros recaudados en taquilla en 2019 se ha pasado a los 5.838.044,37, es decir, unos 20 millones menos. Tradicionalmente diciembre se considera un mes fuerte para aquellas películas que quieren ser relevantes tanto en crítica como en público, y por eso Disney ha renunciado a lo que queda de 2020 al retrasar los lanzamientos previstos para diciembre de ‘Free Guy’ y ‘Muerte en el Nilo’. También es probable que Warner Bros vuelva a posponer el estreno de ‘Wonder Woman 1984’, previsto para el 25 de diciembre.

Castilla y León, que ya cerró 2019 con un porcentaje de caída por encima del 20% pese a iniciativas como la Fiesta del Cine, anota de este modo cifras antes nunca vistas y que ponen al sector en serias dificultades económicas. Los distribuidores subrayan que la pandemia del Covid-19 ha asestado un duro golpe a la cultura y las productoras tienen un atasco de películas que no se atreven a estrenar y tampoco el ‘streaming’ parece la solución. Es difícil sacar rentabilidad a una gran producción en internet y para los cines -muchos de ellos situados en centros comerciales ahora cerrados- es imposible mantenerse operativos sin una cartelera atractiva.

Por provincias

Segovia, con 17 espacios, ha anotado una disminución de público de casi el 75% con un total de 76.660 espectadores que han dejado 385.473,9 euros en las taquillas. La provincia de Salamanca, con 33 salas de cine, ha contabilizado hasta la fecha 143.477 espectadores, una quinta parte menos que los registrados en todo 2019 (767.339), y ha recaudado 788.633 euros.

Valladolid, donde hay abiertos 60 puntos destinados a la proyección de películas, ha arrastrado una caída superior al 75% con 308.362 espectadores y 1.807.707,51 euros en lo que va de 2020. Del mismo modo, el recorte de la afluencia a la salas de cine en Burgos, donde hay 19, se ha situado hasta el momento en algo más de un 78% con un total de 119.711 adeptos y 678.491,04 euros.

En la provincia de León, donde existe una treintena de salas de exhibición de largometrajes, los seguidores del séptimo arte que han pasado por taquilla han sumado los 165.385, un 80% menos, y han dejado 945.472 euros de beneficio. Un porcentaje de descenso similar al anotado por Zamora (-76%), donde 54.518 personas han adquirido entradas para alguna de sus 15 salas con una desembolso algo superior a los 265.000 euros.

En Soria la disminución de la afluencia al cine ha rozado el 74%, con 49.147 espectadores repartidos a lo largo y ancho de su docena de espacios destinados a esta manifestación artística y una facturación de 280.526,8 euros. Ávila y Palencia, con siete y doce negocios, respectivamente, han experimentado el mismo porcentaje de caída de la audiencia -en torno al 72% – con 59.205 y 65.103 cinéfilos que han gastado 330.312,9 y 356.410,8 euros en ver películas.