Los camareros de Segovia festejaron Santa Marta sin procesión ni ágapes

Publicidad

En un clima extraño y en parte cargado de tristeza se desarrolló el miércoles por la noche la fiesta de Santa Marta, patrona de los camareros.

Estos profesionales de la hostelería no pudieron este año llevare a cabo la procesión por el barrio de San Millán, ni ofrecer el ágape con el que agasajaban a los transeúntes a las puertas del templo románico.

La fiesta se limitó a una ceremonia en la iglesia del barrio, y a unos saludos, con las limitaciones que las normas actuales sanitarias obligan para prevenir contagios. Los camareros segovianos, como el resto de la población de la provincia, han sufrido la enfermedad en sus propias carnes, o en las de amigos o familiares. A ello se añade la crisis en que está sumido el sector, tal importante en términos de PIB y empleo en Segovia, tal como explicó el presidente de la Asociación de Camareros de Segovia, Pablo Martín, que estuvo acompañado por otros miembros de la Junta Directiva, y otros miembros del colectivo hostelero.