Los brotes se extienden a seis puntos mientras se intenta contener los casos

Los pacientes con Covid están en Cuéllar, Chañe, San Rafael, Cantalejo, Fresno de Cantespino y Santo Tomé del Puerto

Un operario realiza labores de desinfección en un restaurante de Cantalejo para mantener la actividad con todas las garantías sanitarias.
Publicidad

Los rebrotes de Coronavirus siguen aumentando en la provincia con la aparición ayer de dos nuevos focos, uno en Fresno de Cantespino y otro en Santo Tomé del Puerto.

Así las cosas y de acuerdo con la información epidemiológica facilitada por el Servicio Territorial de Sanidad en Segovia, existen seis brotes activos en la provincia.

Los dos nuevos son de ámbito familiar: en Fresno de Cantespino (con 3 positivos, que únicamente afecta a los convivientes de un mismo domicilio) y en Santo Tomé del Puerto (con siete personas que han dado positivo en las pruebas).

Se mantienen como brotes activos otros cuatro donde han ido apareciendo casos en estas dos últimas semanas. Ninguno de ellos se ha cerrado al no haber transcurrido 14 días desde que se detectaron los últimos positivos. Todos los brotes se encuentran estables, pues no se han diagnosticado más contagiados en las últimas jornadas.

En resumen, los seis brotes activos en la provincia de Segovia se encuentran en Chañe, con 11 positivos; Cuéllar/Campo de Cuéllar, con 12 positivos por PCR; San Rafael, con cuatro personas; Cantalejo, con 3 positivos; Fresno de Cantespino, 3 positivos; y Santo Tomé del Puerto, 7 positivos.

Para el delegado territorial de la Junta, José Mazarías, la situación se encuentra “estabilizada”. Pero sí señala que la media de edad de los contagiados ha bajado, de modo que frente a la media de 70 años en marzo, ahora ha descendido por debajo de los 50 años; y además se están diagnosticando casos en niños de hasta un año, y entre los jóvenes.

Tampoco hay que lamentar fallecidos en las últimas jornadas, y las seis hospitalizaciones no han requerido ingreso en la UCI, que no acoge ahora a ningún paciente por esta patología.

Lo que sí se está produciendo es la rápida actuación de algunas administraciones y de los empresarios que por sugerencias de las autoridades sanitarias están trabajando para controlar los brotes.

Así en Samboal se ha cerrado de forma temporal la piscina municipal como medida de precaución por haber estado parte del personal que trabaja en ella en contacto con casos que podrían estar contagiados por Coronavirus, según explicó el alcalde, José Carlos Martín Cuesta.

En la ciudad de Cantalejo también se cerró ayer por la tarde el restaurante ‘Polvorín’, para desinfectar completamente el establecimiento tras detectarse un caso positivo de un empleado y que se encuentra en cuarentena domiciliaria. “Siempre siguiendo las recomendaciones sanitarias, velando por la salud y seguridad de nuestros empleados y clientes, para abrir mañana viernes nuestras puertas”, señalaba el propietario, Rubén de Diego. “Hemos tomado todas las medidas de higiene que nos han recomendado las autoridades sanitarias”, añadió. Además, por si fuera poco, el dueño ha optado por hacer de forma preventiva, pruebas PCR a todos los empleados. “Queremos abrir con todas las garantías para nuestros clientes”, dijo.

En esta localidad, el Ayuntamiento ha dictado un bando en el que informa de la suspensión de algunos conciertos que iban a tener lugar este próximo fin de semana en la Plaza Mayor, coincidiendo con las fechas de las fiestas patronales. Además, el alcalde, Javier de Lucas, hace un llamamiento a las peñas para que no organicen actividades con motivo de las fiestas que en circunstancias normales habrían comenzado esta noche.

Otro establecimiento hostelero de la localidad próxima de Fuenterrebollo también hubo de cerrar por darse un posible caso positivo en una empleada.