Foto: E. A.
Publicidad

Un vehículo del Servicio municipal de Extinción de Incendios tuvo que desplazarse la noche del sábado hasta la calle del Roble para retirar con ayuda de la autoescala una serie de cascotes de la cubierta de un edificio de cinco alturas y evitar así su caída a la vía pública con el consiguiente riesgo.