Uno de los pasos elevados que hay en el barrio de Nueva Segovia y que según la asociación de vecinos no son suficientes para evitar atropellos. / Kamarero
Publicidad

Asociaciones de vecinos como la de Nueva Segovia y la de Santa Eulalia plantean, por separado, la necesidad de que el Ayuntamiento, a través de la Policía Local, aborde medidas adicionales a las actuales para intentar limitar los atropellos en vías públicas.

Aunque el Gobierno municipal aseguraba a mediados de julio que el número de atropellos hasta esa fecha era muy similar al de otros años, lo cierto es que la cifras oficiales, facilitadas por el propio Ayuntamiento a El Adelantado unos días antes, indican que Segovia está viviendo un año negro. Las más de 30 víctimas registradas en la ciudad por el impacto de algún vehículo suponen que se han producido de media casi 5 atropellos al mes –4,77–. La proyección anual, de confirmarse la tendencia, alcanzaría 57 atropellos este 2019; cantidad que superaría los 52 de 2010, el año con peores registros de la última década.

El presidente de la Asociación de Vecinos de Nueva Segovia, Francisco Fernández-Caro, ha avanzado que el colectivo prepara un escrito para solicitar al equipo de la alcaldesa Clara Luquero la planificación de controles con radares móviles en calles del barrio, de forma alterna y aleatoria durante varios días de la semana, para que los agentes sancionen a los conductores que incumplan los límites de velocidad.

Fernández-Caro es consciente de que se trata de endurecer la presión sobre los conductores pero alerta del exceso de velocidad a pesar incluso de que, a petición de la asociación, el Ayuntamiento procedió a incorporar pasos elevados en puntos de las calles Dámaso Alonso y Gerardo Diego.

El responsable del colectivo vecinal explica que entre los residentes hay alarma porque este mismo mes de agosto se han producido atropellos en dos días consecutivos que podrían haber tenido consecuencias muy graves para las víctimas. En uno de los casos, una mujer, tuvo que ser trasladada a un hospital de Valladolid para estudiar una posible intervención debido a un coágulo en la cabeza, según explica.

Uno de los puntos críticos es la calle Jorge Manrique, junto a un popular supermercado, aunque también Vicente Aleixandre, donde el anterior concejal de Tráfico quería implantar la zona 30, y otras calles del barrio han sido escenario de atropellos.

Bicicleta que denuncia atropellos de niños en la avenida de la Constitución. / Nerea Llorente

Avenida de la Constitución

Por su parte, Esther Santos, presidenta de la Asociación de Vecinos de Santa Eulalia, llama la atención sobre la velocidad inadecuada de algunos vehículos en la avenida de la Constitución desde que con la remodelación de esta importante arteria para tráfico de la ciudad se sustituyeron los adoquines por asfalto. “Es cierto que es mucho más cómodo y se ha reducido el ruido para las viviendas próximas pero tiene el inconveniente de que algunos corren como si fuera una autopista”, afirma.

Santos ha contabilizado este 2019 un buen número de atropellos en el barrio: “a principios de año en Ortiz de Paz, hace unas semanas en la avenida de la Constitución y dos al menos en el entorno de la plaza de la Universidad”.

Desde esta asociación advierten que las ramas de los árboles pueden en algunos momentos impedir la visión de la señalización de pasos de peatones pero, en cualquier caso, se muestra convencida de que no se respeta el límite de velocidad, “a pesar de que en esta avenida hay zona 30”.

Además de reclamar una campaña institucional de información y formación a los peatones y conductores de mayor alcance que las realizadas hasta el momento,sostiene que, “aunque nunca es la mejor solución, tal y como se está instaurando en otras ciudades, sin ir más lejos en Madrid, creemos que es hora de realizar controles periódicos y que tanto peatones como conductores sean sancionados si incumplen la normativa de tráfico”· “Parece que la forma de concienciar es con multas, es lo que está siendo efectivo en otros sitios”, añade.

Propuestas para la ordenanza de Circulación

Por su parte, el Ayuntamiento, que en las últimas semanas ha repintado pasos de peatones y también los mensajes en su inicio de ‘pare, mire, pase’, abrió el día 8 de este mes de agosto un periodo de consulta pública previa a la modificación de la Ordenanza municipal de circulación. Hasta el 6 de septiembre colectivos y ciudadanos pueden hacer aportaciones sobre aspectos relacionados con el tráfico de la ciudad y su regulación.

El Gobierno municipal justifica la modificación de la ordenanza, además de en cambios normativos estatales, en el interés general y la pretensión de adoptar “medidas de calmado de tráfico, además de actuar sobre zonas peatonales”. Indica que se otorgará “un papel preponderante” al peatón, a la bicicleta y al transporte público y se darán soluciones a las fricciones entre los diferentes usuarios de la vía pública.

RECOMENDACIONES

Si eres conductor:

  1. Debes ser consciente de la fragilidad de los peatones. Las consecuencias en caso de atropellos pueden ser fatídicas.
  2. Evitar las distracciones al volante como, por ejemplo, hablar por el teléfono móvil.
  3. Evita deslumbramientos. Si es de noche, no mires directamente a las luces. Si es de día, unas gafas de sol.
  4. Cumple a rajatabla la normativa.

Si eres peatón:

  1. Evita distracciones como hablar por teléfono móvil, llevar auriculares, enviar mensajes de texto….
  2. Evita cruzar cuando un vehículo esté haciendo una maniobra arriesgada: marcha atrás, estacionando, adelantando…
  3. Usa chaleco reflectante y prendas claras por la noche, sobre todo fuera de zona urbana.
  4. Si necesitas ayuda para cruzar, no dudes en pedirla.
  5. Establece contacto visual con el conductor.
  6. Espera a que los vehículos estacionen en ambos sentidos. Si el paso tiene semáforo espera a que esté en verde y paren los coches.