Feria Artesania KAM3202
Ayer se acercaron los primeros visitantes a los expositores de la Feria de Artesanía. /KAMARERO

Los artesanos vuelven a tomar la calle después de una larga estancia en los talleres, y hasta el próximo 23 de mayo invaden la Avenida del Acueducto de la capital para celebrar la cuarenta edición de la Feria Nacional de Artesanía de Segovia. “Iniciamos la inercia de los eventos en la calle”, explicaba el presidente del Gremio Artesanal Segovia, Jesús de la Cruz, ayer en la inauguración de la muestra. “Estamos muy contentos de cómo nos ha quedado el montaje, y el tiempo parece que va a ser bueno, así que solo falta que la gente responda y continúe con la dinámica que queremos también para el resto de la ciudad, de movimiento en la calle”, añadía.

La Feria de Artesanía acoge este año a 25 expositores, procedentes de casi todas las comunidades de España, y con un amplio repertorio de oficios. “Hay artesanos que vienen por primera vez, otros ya han venido alguna vez más, aunque casi todos los años cambiamos de gente, para que los visitantes vean más variedad y no siempre sean los mismos”, comentó el presidente, añadiendo que se puede ver mucha calidad este año en la Avenida del Acueducto, de todas las disciplinas, “cerámica, talla, de todo, hay donde elegir”.

Con motivo de la pandemia y para garantizar la seguridad de expositores y visitantes, la organización ha establecido un protocolo de medidas, desde un aforo en el recinto de entre 40 y 50 personas, que será controlado en los accesos por la organización para evitar aglomeraciones, hasta los puntos con gel hidroalcohólico, mascarillas y las distancias de seguridad.

El horario de apertura de la Feria, a la que ayer se acercaron ya numerosas personas por la tarde, es de 10,30 a 14,30 horas y de 17 a 21,30 horas, aunque el cierre al mediodía es optativo.

Cierre de negocios

En cuanto a la situación que está viviendo el sector de la artesanía tras más de un año de pandemia, Jesús de la Cruz señalaba ayer que “como todo el mundo que se dedica a moverse”. “En nuestro caso –continuó– todos lo estamos pasando mal. Las ferias se han resentido en toda España, con los aforos limitados, con circuitos con entradas y salidas; muchas de las ferias que estaban programadas han tenido que ser clausuradas, con lo cual el sector se ha visto totalmente damnificado, al ser uno de sus canales de venta”.

El presidente de los artesanos insistía en que el sector se ha visto afectado “gravemente” y afirmó que ha habido cierre de negocios. “Desde hace tiempo ya se venía detectando una inactividad en el sector por otras circunstancias, y esto ha venido a agravar muchísimo el que compañeros de talleres artesanos se hayan visto obligados a cerrar, abocados a buscar otro tipo de salidas. Nuevamente el sector de la artesanía se ve sin unos profesionales que deberían estar pensando en el futuro y deben dejar de trabajar porque es insostenible en muchos de los casos”, manifestó.

De la Cruz considera que el sector de los artesanos está en la actualidad como todos, “esperando ver qué pasa con la pandemia y el resultado de eso será el futuro de los negocios y las empresas artesanas, y del año que viene y de siguientes años”. Sin duda, la Feria de Artesanía de Segovia es una de las primeras oportunidades de este gremio para empezar a ver la luz al final del túnel.