Edificio VICAM, en la carretera de La Granja. / E. A.
Publicidad

La Diputación de Segovia ha decidido suspender el cobro de las tasas de alquiler de las oficinas del VICAM a los emprendedores durante tres meses. Con esta medida, la institución provincial quiere aliviar a los viveristas en cuanto a los pagos que deben afrontar en esta situación excepcional provocada por la crisis del coronavirus.

Actualmente son 18 las empresas instaladas en las oficinas del vivero cameral, situado en la carretera de La Granja, que verán exoneradas su obligaciones en materia de alquiler.

La situación generada por la evolución del Covid-19 ha supuesto la necesidad de tomar medidas de contención extraordinarias por las autoridades de la salud pública, que unido a la declaración del estado de alarma, están teniendo un impacto económico que se proyecta en determinados sectores de la provincia, especialmente en las pequeñas y medianas empresas, con lo que esto supone para las personas trabajadoras y sus familias.

La Diputación “no ha querido permanecer ajena a esta situación, tampoco en el plano de ayuda a autónomos y emprendedores, conscientes de que la contención del impacto económico, el mantenimiento del empleo, la protección de las personas trabajadoras y desempleadas, serán medidas positivas cuando acabe esta situación de excepcionalidad”, ha expresado su presidente, Miguel Ángel de Vicente. Este objetivo requiere que todos los agentes socioeconómicos y administraciones públicas aúnen esfuerzos para vertebrar estrategias integradoras y aportar soluciones que contribuyan a paliar los efectos de la crisis generada por el coronavirus.

Por ello, en esta responsabilidad, y con la finalidad de apoyar a las empresas y emprendedores que ocupan en estos momentos los despachos del Edificio VICAM, vivero cameral, o que tienen contratado el servicio de oficina virtual, ha decidido exonerar del cobro de las tasas de alquiler correspondientes a los meses de marzo, abril y mayo.

El precio de estos alquileres va desde los 150 hasta los 250 euros, dependiendo de los metros cuadrados de que dispongan el despacho arrendado.