Fachada de una casa rural en la provincia de Segovia. / El Adelantado
Publicidad

El avance de la desescalada en todo el país y las cada vez mejores perspectivas de cara al verano han reactivado en los últimos días las reservas en los alojamientos turísticos de la provincia de Segovia. De hecho, la buena respuesta de los futuros visitantes hace prever una mayor ocupación este 2020 en los meses de julio y agosto que en años anteriores.

Una buena noticia para un sector que ha padecido casi como ningún otro las consecuencias de la pandemia del coronavirus y la total paralización de la industria turística que ha supuesto el estado de alarma. “Después del parón y según se han ido superando fases y viendo cómo va mejorando la desescalada, está habiendo un nuevo e importante interés por hacer reservas en nuestra provincia, especialmente para los meses de julio y agosto. Todo esto, claro, en previsión de que en estos meses estemos en una fase en la que que ya se permita el tránsito interprovincial, que es totalmente necesario para que el turismo de Segovia empiece a recuperarse”, ha asegurado en declaraciones a Radio Segovia el presidente de la Asociación Segovia Rural y Activa, Domingo Asenjo.

El sector calcula que ya se han registrado reservas para entre un 30% y 40% de las fechas de julio y agosto –superior a la habitual a estas alturas del año–. Un comienzo que dispara las expectativas de los responsables de los alojamientos rurales, que aspiran a alcanzar una ocupación final cercana al 60%, lo que supondría una mejora de los registros de años anteriores.

Todo gracias a la segura apuesta estival de los españoles por el turismo de interior; “el gran beneficiado de la situación”, según ha explicado Asenjo: “Dentro de los alojamientos rurales, creemos que los que mejor comportamiento tendrán este verano serán los de alquiler completo, porque vendrán familias o grupos cercanos de amistades, y no habrá ese recelo que pueden generar los alojamientos donde haya personas ajenas, que vienen de otra problemática, como se puede dar en hoteles o alojamientos compartidos”.

En cualquier caso, la realidad de los alojamientos será necesariamente distinta este verano. “Están cambiando muchas normas y todos estamos trabajando para tener todas las medidas higiénico-sanitarias y de desinfección que nos han marcado las autoridades y dando todas las seguridades posibles. La gente va a encontrar alojamientos seguros”, ha asegurado el responsable de Segovia Rural y Activa.

Entre otras actuaciones, se han establecido distintos protocolos para abordar desde la manera de recibir a los clientes, a la manera de rellenar los papeles que hay que completar y mandar a la Administración, pasando por los folletos turísticos de los que disponen los establecimientos y que este año no serán en papel. También cambiará la forma de entrega de llaves y será necesario disponer de mascarillas en el alojamiento.

“En las casas prácticamente solo se mantendrá el material imprescindible para la estancia, porque cada vez que haya una ocupación no solo habrá que hacer una limpieza en profundidad, sino una desinfección de todo lo que se encuentre en el alojamiento. Estamos mirando cómo solucionar todas estas cuestiones y poder disponer de todos los desinfectantes y materiales que necesitamos para dar la mayor seguridad a los que vengan. Todo va a ser mucho más aséptico y digital en aras de ofrecer las mayores garantías en nuestros espacios, que no solo son las casas, sino todo el territorio local en el que se van a mover y donde las administraciones también tienen que cumplir su papel”, ha declarado Asenjo.