Los alcaldes responden de los cambios significativos en el censo electoral de sus pueblos

El INE había solicitado información a Fuente el Olmo de Íscar y a Martín Muñoz de la dehesa, ante la “irregular” evolución en el número de empadronados

Los alcaldes de las localidades que el INE había puesto en el punto de mira por un cambio irregular en el número de empadronados, han defendido su actuación. Han respondido a Estadística y expuesto los motivos por los que se había detectado este cambio inesperado ante la próxima convocatoria electoral.

Hace unas semanas, el INE detectó que 44 municipios de Castilla y León habían experimentado un incremento de electores “significativo y no justificado”, tal y como pone de relieve el organismo, a través de la Oficina del Censo Electoral. Por ello se puso en contacto con estas localidades para que pudieran presentar alegaciones o explicar el porqué de ese cambio tan brusco.

En la provincia de Segovia, los municipios cuestionados eran Martín Muñoz de la Dehesa, de 227 habitantes; y Fuente el Olmo de Ísca , de 45. Ambos se sitúan en la zona Noroeste de la provincia, cerca de Ávila y Valladolid respectivamente.

Dado el bajo número de residentes, unos pequeños cambios en el padrón alteran porcentualmente mucho el total. Por eso se habían levantado sospechas en el Instituto Nacional de Estadística. Por ello estos dos pueblos segovianos se encontraban en la lista de municipios con posibles alteraciones interesadas de electorales, ante la próxima convocatoria del 28 de marzo.

Se abría un procedimiento de impugnación de seis días por parte de estos consistorios, en los que cada uno ha argumentado las razones que le han parecido más convenientes.
Los alcaldes, a quienes primero se mira cuando se produce un caso de este tipo, han defendido su actuación, y quieren evitar todo tipo de sospechas partidista.

URBANIZACIÓN
En la localidad de Martín Muñoz de la Dehesa, el regidor, David Gutiérrez San Pedro (PSOE), recuerda que en su término municipal existe una urbanización de carácter privado. Y, como en otras localidades en las que se construyeron urbanizaciones privadas en los años 90, la intención de muchos de los propietarios es que los ayuntamientos asuman los servicios públicos de estas áreas, y se hagan cargo del mantenimiento de aspectos como el alumbrado, el abastecimiento, las pavimentaciones, etc.

En este caso se trata de la urbanización Dunas de la Vega, situada en las proximidades de la Autovía del Noroeste (A-6). El Ayuntamiento ya ha tenido algunos conflictos con propietarios de esta urbanización. Algunos de ellos se empadronaron en el municipio, especialmente en mayo de 2022.

Pero desde el Consistorio han explicado los motivos por los que se han “alterado” las cifras. Defienden el padrón que de forma regular se mantiene, de modo que ahora será el INE el que resuelva la posibilidad de tomar como bueno el dato que había antes de esa fecha.
El Boletín Oficial de la Provincia (BOP) publicó el pasado 2 de marzo las cifras de empadronados. En el caso de Martín Muñoz de la Dehesa, el censo está integrado por 245 personas. En el año 2020, el censo era de 227.

Otra cosa parecida ocurre en Fuente el Olmo de Iscar, donde el número de empadronados en el año 2020 pasó de 45 a 55 habitantes. En este pequeño pueblo, donde la Corporación municipal la integran tres personas, el INE ha buscado también explicaciones sobre el cambio que ha experimentado el censo de alrededor de un 20 por ciento.

Este periódico intentó ayer en varias ocasiones hablar con la alcaldesa, Pilar Robledo Alonso, del PP, pero no fue posible. En todo caso, fuentes vecinales han explicado que los cambios han sido provocados por la solicitud de un grupo de personas vinculadas al municipio, muchos con antecedentes familiares o incluso nacidos en el pueblo pero que emigraron, que querían la apertura de un centro social para uso común, ante el cierre de los bares que existieron en el pueblo hace años. El pueblo, a pesar de su pequeño tamaño y lo reducido de su censo, cuenta con una asociación cultural que sobrepasa los 300 miembros. Se trata de un colectivo que dinamiza la vida cultural en fechas veraniegas.

Pero algunos vecinos han visto que también hay quien cuenta con intereses espurios y ante los conflictos vecinales abiertos por los horarios de apertura y funcionamiento del local, decidieron presentarse oficialmente como vecinos y se empadronaron en el Ayuntamiento.

El empadronamiento en un municipio es un acto administrativo por el cual una persona se registra en el Padrón Municipal del lugar en que reside. Es de carácter obligatorio y un requisito para una gran cantidad de trámites en la vida habitual de las personas. No conlleva coste económico y los ayuntamientos no pueden impedirlo.

Sin embargo, el empadronarse no puede ser algo caprichoso, sino que deben cumplirse algunos requisitos, como tener un lugar en el que residir, y hacerlo en ese punto al menos seis meses al año.

Este último aspecto es el que a menudo crea los conflictos por la dificultad en demostrarlo. También conlleva el que los ayuntamientos puedan rechazar que alguien que no vive habitualmente en el lugar quiera formar parte del padrón.