Los agricultores esperan una cosecha de girasol “rentable”

Los malos resultados en los países del Este europeo hacen pronosticar un aumento de los precios

A diferencia de lo que ocurrido este verano con el cereal, la cosecha de girasol se presenta con grandes expectativas en cuanto a precios.

La producción de trigo y cereal ha sido este año una de las mejores en Segovia en los últimos años. Pero el bajo precio que se ha obtenido dio al traste con las previsiones que mantenían los agricultores.

De acuerdo con las cotizaciones marcadas esta última semana en la Lonja Agropecuaria de Segovia, el trigo se paga a 169 euros la toneladas, frente a los 181 euros de hace un año. En el caso de la cebada -el otro gran cultivo de la provincia- la diferencia también es notable: ahora cotiza a 145 euros la tonelada, mientras hace un año marcaba 168 euros.

Ahora es el turno del girasol. Su producción en el campo tampoco será baja este año. Se esperan rendimientos por encima de una temporada normal. La climatología ha resultado favorable para este cultivo oleaginoso, y la presencia de las fincas es aceptable. Pero a esto se suman las buenas expectativas que se han abierto estos días, con cotizaciones que podrían superar un 20 por ciento las del año pasado. Si el año pasado se cotizaba en Segovia a 310 euros la tonelada de girasol, es espera que este año el precio suba por cima de los 400 euros. Por el momento no ha empezado a cotizar el girasol en la Lonja de Segovia, pero se espera que lo haga esta semana o la próxima.

Por todo ello, desde las organizaciones agrarias recomiendan a los productores que no se adelanten a vender su cosecha.

Desde la asociación Asaja explican que el precio más elevado obedece este año a una reducción importante de la cosecha de pipas en países como Ucrania y Rusia, que representan precisamente las zonas con mayor producción y exportación de girasol.

“Nuestros cultivadores iban a iniciar la campaña con preocupación, por las bajas cotizaciones que se habían registrado hasta ahora en el sur; sin embargo, este vuelco en los precios apunta un panorama esperanzador”, subraya el presidente regional de Asaja, Donaciano Dujo, que recuerda que el girasol constituye uno delos “cultivos fundamentales para todas las provincias de Castilla y León”, por delante de otras como el maíz o los forrajes.