Publicidad

La siniestralidad provocada por animales en las carreteras segovianas no para de crecer, toda vez que el pasado año 2019 cerró con un total de 718 accidentes, prácticamente dos por día, según los datos recogidos por la Jefatura Provincial de Tráfico.

Las cifras, ya de por sí elevadas, resultan alarmantes si se echa la vista atrás y se comparan, por ejemplo, con las registradas en el año 2004. Así, en quince años se ha registrado un incremento del 372%, cuando 124 animales silvestres y 69 domesticados se vieron implicados en accidentes de circulación en la provincia.

El corzo vuelve a ser la especie más involucrada en siniestros de tráfico, ocasionando 418 de los 718 accidentes, más del doble que los jabalíes (174), una tendencia que se repite desde el año 2010.

Y es que si bien hasta 2009 eran los jabalíes los que se veían más implicados en choques contra vehículos, el imparable aumento de corzos ha hecho que su área de influencia se haya extendido desde las cumbres de la Sierra de Guadarrama hasta la práctica totalidad del territorio segoviano.

Así, mientras que en 2009 se registraron 46 accidentes provocados por jabalíes y 37 por corzos, en 2013 ya se había dado la vuelta por completo a la tendencia hasta el punto de que, del total de 391 siniestros en los que se vieron implicados animales salvajes, 226 fueron por corzos y 142 por jabalíes, que un año después, en 2014, sólo fueron partícipes de 42 siniestros.

Corzos y jabalíes acaparan más del 90% del total de choques contra animales salvajes, siendo prácticamente residuales los accidentes contra zorros (22), tejones (13), aves (6) o liebres (5). En cuanto a animales domésticos, los perros se llevan la peor parte al ser partícipes de 32 siniestros del total de 46 registrados en 2019.

La N-110, la más afectada

En cuanto a las carreteras más afectadas, la N-110 repite un año más al frente de las más peligrosas de la provincia por número de accidentes. El hecho de discurrir por la falda de la Sierra de Guadarrama hace que esté más expuesta a la invasión de animales salvajes, centrando gran parte de los esfuerzos de la Unidad de Carreteras del Estado para tratar de evitar el mayor número de accidentes.

Las recomendaciones a conductores, a los que se les pide una especial atención, se han visto reforzadas por el aumento de la señalización. Así, desde la Subdelegación del Gobierno se destaca la reducción de un 25% de los accidentes en esta vía desde que en el año 2017 se colocasen más señales advirtiendo del peligro de encontrarse con animales sueltos.

Pese a todo, en 2019 se registraron 82 accidentes en la N-110, por los 55 acaecidos en la SG-205, carretera que une Cerezo de Abajo con Cuéllar pasando por Cantalejo, y los 40 de la CL-603, que surge de la A-601 a la altura de Valseca y llega hasta Aranda de Duero, pasando también por Cantalejo o San Miguel de Bernuy.

La A-601, conocida como Autovía de Pinares y que une Segovia (desde la circunvalación SG-20) con Valladolid, es la vía con dos carriles por sentido con un mayor número de siniestros provocados por animales, con 21, por los 15 de la A-1, la autovía que une Madrid con Burgos y que atraviesa la zona más oriental de la provincia.

Mayo, el peor mes

El mayor número de siniestros se produjo en el mes de mayo, cuando se contabilizaron 80 accidentes en los que se vieron involucrados animales, por los 79 de diciembre y los 78 de noviembre, superando ampliamente la media anual de dos siniestros por día.

En el extremo contrario se encuentran febrero (29), enero (51) y marzo (52). Los meses de verano, en los que el número de desplazamientos por las carreteras de la provincia aumenta de forma considerable, varían entre los 68 accidentes registrados en julio y los 54 de agosto y septiembre, por los 56 del mes de junio.

Las horas de sol son uno de los principales factores de los choques contra animales. Según un estudio de Ponle Freno-AXA, la mayoría de los accidentes registrados en el conjunto de España suceden durante la noche o en horas con escasa luz. En concreto, entre las 19 horas y las 7 horas se concentran el 59% de las colisiones. En esta franja destaca el hecho de que entre las 00:00 horas y las 07:00 se registran el 26% de los accidentes, a pesar de ser una franja con mucha menor concentración de tráfico.

Asimismo, por días, el domingo es el más peligroso, registrándose el 16,1% de los accidentes contra animales, seguido del lunes (15%) y del sábado (14,8%). En el lado opuesto está el martes (12,9%), el día con menos probabilidad de sufrir un accidente contra un animal.

Cambios normativos

Las administraciones han probado a instalar sensores de luz y sonido para tratar de ahuyentar a los animales salvajes, si bien su repercusión ha sido más bien escasa. Ante este problema, nuevas normativas como el anteproyecto de ley de caza presentado por la Junta de Castilla y León, que se encuentra en fase de estudio de las alegaciones presentadas, consideran el “elevado y preocupante” aumento de los accidentes provocados por animales -que se han duplicado en los últimos años- un “efecto no deseable” a tratar de corregir aplicando un mayor control temporal en casos de emergencia cinegética. n