De izquierda a derecha, las pintoras pensionadas cuyos trabajos han sido galardonados en esta edición del Curso de Pintura del Paisaje: Elia Rosa Estévez, Irene Anguita y María Garres. / Kamarero
Publicidad

Anticipaba el director de la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce, Rafael Cantalejo, una tarde de emociones y sin duda lo fue y no solo por las más previsibles. La Alhóndiga se abrió para presentar el resultado artístico, al menos el más inmediato, de las universitarias y universitarios pensionados del Curso de Pintura y Paisaje que organiza la Academia de Historia y Arte de San Quirce, actividad centenaria si se tiene en cuenta su creación hace un siglo en El Paular, en plena Sierra de Guadarrama. Hubo emoción entre las pintoras galardonadas este año con las medallas de oro, Irene Anguita Cuadrado (Universidad Complutense de Madrid), por su obra ‘Luciérnaga’; de plata, Elia Rosa Estévez Noda (Universidad de La Laguna), y bronce, María Garres Sánchez (Universidad de Murcia).

En los trabajos premiados de las dos últimas, ‘Así dejan la Sierra de Guadarrama’ y ‘Atmósfera desoladora’ subyace un acontecimiento tristemente de actualidad, el reciente incendio forestal que asoló montes de la provincia.

Pero el jurado, integrado por Carlos Muñoz de Pablos, José Antonio Ruiz, Marina Llorente Coco y Eloísa Sanz, sorprendió a todos con medallas especiales para Gregorio Herrero, precisamente el artífice de estas medallas que entrega cada año San Quirce a los pensionados que sobresalen durante el curso; a Juan Antonio del Barrio Álvarez, coordinador del curso y académico de San Quirce, y a Fernando Herranz Solís, productor del mismo. Nuevas emociones por estos reconocimientos que fueron muy aplaudidos por un público entre el que se encontraba gran parte de la Segovia artística y con inquietudes culturales, pues no en vano la inauguración de una exposición no deja de ser un evento social y esta del Curso de Pintura del Paisaje es siempre una de las más concurridas.

La ocasión lo merece porque de esta iniciativa han salido algunos de los mejores artistas plásticos españoles y, como sus organizadores no se cansan de repetir, se entabla una relación entre los pintores y Segovia que llega a retroalimentar incluso al propio curso, pues la directora artística en esta edición 2019, Laura Ríos, profesora de la Facultad de Bellas Artes de Madrid, fue hace apenas unos pocos años una pintora pensionada por San Quirce.

El pintor y artista vidriero Carlos Muñoz de Pablos, a quien en la Academia consideran el decano de este curso, intervino después de la entrega de las medallas para afirmar que “ la naturaleza es lo más moderno del mundo”, rechazando así comentarios ignorantes, si los hubiera, del tipo que pintar paisajes es antiguo. Propuso que la Academia de San Quirce abandere un manifiesto del paisaje a través de este curso, poniendo el acento en su universalidad, “no para crear un ‘ismo’, a estas alturas no existen, sino porque cuenta todo lo que está pasando”. Lo ha hecho, por ejemplo, con el fuego que derrota y cambia al paisaje.

Las trece pintoras y los dos pintores pensionados este año estuvieron arropados además por representantes de los patrocinadores del curso, entre ellos el Ayuntamiento de Segovia, Diputación y Junta de Castilla y León.