Víctor García Rubio, en la presentación del Sermón de las Siete Palabras del Viernes Santo. / M.G.
Víctor García Rubio, en la presentación del Sermón de las Siete Palabras del Viernes Santo. / M.G.

En la presentación de los actos de la Semana Santa, Víctor García Rubio expresaba el deseo de la Junta de Cofradías de poder llevar a cabo todo el programa con el esplendor que consiguió en 2017 la declaración de Fiesta de Interés Turístico Nacional. Por ello, una vez logrado el objetivo de una Semana Santa “como las de antes”, García Rubio respira aliviado y pone ya su mirada en el trabajo del próximo año, orientado a fortalecer no sólo el programa cofrade, sino también su presencia en el tejido social de la ciudad.
Las expectativas eran claras para este año: “no había otro objetivo que el de recuperar la normalidad”, aseguró García Rubio, que expresa su satisfacción por el brillante resultado de todos los actos contenidos en el programa, con el único lunar de la ausencia de la escenificación de la Pasión de Cristo en el barrio de San José durante el Viernes de Dolores.

Aunque el tiempo ensombreció algunos actos como la procesión de los Cinco Misterios de Santa Eulalia o el Via Crucis penitencial por los Carmelitas, a medida que fue avanzando la semana se fue aliando con los deseos de las cofradías para dejar tres inolvidables días de Jueves Santo, Viernes Santo y Domingo de Pascua que devolvieron la ilusión perdida a hermandades y cofradías.

Con el ánimo positivo, el presidente de las Cofradías señaló que el éxito de este año “puede servir como punto de inflexión para animar a los segovianos a participar en las cofradías”, no solo en los actos puntuales de la Semana Santa, sino en todos aquellos que desarrollan a lo largo del año.

De cara al futuro, la Junta de Cofradías seguirá trabajando en potenciar los actos religiosos y devocionales, y García Rubio subrayó la incorporación este año del ‘Sermón de las Siete Palabras’ el Viernes Santo para dar un mayor realce al aspecto doctrinal y espiritual del Triduo Pascual.

Asimismo, indicó que no se descarta poder incorporar nuevas procesiones al programa, siempre y cuando se adecúen a la liturgia de la Semana Santa. “No se trata de rellenar huecos, sino buscar actos que tengan como premisa potenciar la religiosidad popular en el marco del Triduo”, aclaró García Rubio.