Las mujeres abanderan el cambio que favorece la integración gitana

El III Encuentro de Mujeres Gitanas celebrado ayer en Segovia asegura que la formación es “el único camino” para superar las desigualdades y hacer posible su participación en la sociedad.

Aunque los grandes avances sociales del último siglo han conseguido logros muy significativos en materia de igualdad, hoy en día las mujeres siguen siendo víctimas de situaciones que les sitúan en inferioridad de condiciones con los hombres. Si a esta desigualdad se le suma el hecho de pertenecer a una etnia como la gitana -dominada por una tradición patriarcal y machista-, el reto del crecimiento personal de las mujeres que pertenecen a este pueblo se antoja una tarea mucho más difícil que para sus compañeras payas.

Para poner en común las estrategias de avance de cara a la igualdad, así como las experiencias de integración ya desarrolladas en algunas provincias, cerca de un centenar de mujeres gitanas procedentes de Palencia, Valladolid, Burgos y Segovia participaron ayer en el Centro Cultural “San José” en el III Encuentro de Mujeres Gitanas, organizado por la Fundación Secretariado Gitano (FSG) de Segovia, en el que todas las intervenciones tuvieron como denominador común subrayar la importancia de la formación como único camino para superar las barreras y favorecer la integración.

Para ejemplificar los avances conseguidos por las mujeres gitanas, Celia Gabarri, orientadora laboral de la FSG en Palencia y diplomada en Trabajo Social, dio a conocer su propia experiencia como una de las primeras mujeres gitanas con titulación universitaria de la provincia, y animó a sus compañeras a apostar por la educación como fórmula para conseguir el cambio social que permita al pueblo gitano alcanzar la tan ansiada integración.

Gabarri aseguró que la formación es la “única vía” para que las mujeres gitanas ganen participación y presencia social, y resaltó el incremento de féminas en estudios superiores y en la universidad, donde a pesar de que existe un bajo porcentaje de estudiantes de esta etnia –el dos por ciento–, ocho de cada diez son mujeres.

En el lado superior de la balanza, la trabajadora social aseguró que las mujeres gitanas cuentan con la ventaja de ser las responsables “de la educación y la socialización de los niños”, un rol que asumen en la fuerte estructura familiar que defiende esta etnia. Así, señaló que “hay una diferencia de tiempos en la evolución del cambio de las costumbres, porque el contexto gitano es muy diferente, marcado por una sociedad patriarcal y machista, pero los logros que se están consiguiendo están llegando a través de las mujeres”.

Asimismo, indicó que Castilla y León está muy por detrás de otras regiones en cuanto a la incorporación de la mujer giana a la sociedad, pero destacó la importancia del movimiento asociativo liderado por mujeres que ha incrementado exponencialmente su participación en la sociedad.

En la misma idea se situó la directora territorial de FSG en Castilla y León, María del Mar Fresno, que señaló que en un momento “de cambio social”, es importante que los poderes públicos “definan las líneas prioritarias para trabajar en políticas de integración que marquen una hoja de ruta para corregir las desigualdades sociales del pueblo gitano con respecto a la sociedad”.

El encuentro concluyó con la experiencia de varias mujeres gitanas en un coloquio moderado por la periodista de Radio Segovia Pilar de Miguel, así como con una representación de títeres a cargo del Taller de FSG Segovia.